Dulces de Pascua para degustar en Sicilia

Detalles

La reconocida repostería siciliana da lo mejor de sí en las ocasiones especiales. En Pascua, la fiesta que coincide con la primavera, las mesas y los escaparates de los bares se llenan de dulces exquisiteces.

La mayor parte de los dulces de Pascua de Sicilia provienen de la antigua tradición de elaborar dulces y galletas en los monasterios y conventos, fruto de la habilidad y la imaginación de las monjas. Tradiciones que se transmiten de generación en generación y que aún hoy siguen vivas.

En Favara, en la provincia de Agrigento, el dulce típico tradicional es el Agnello Pasquale (codero de Pascua). Es un dulce de «pasta reale» (pasta de almendra) relleno de pistacho natural picado, cubierto con la llamada «velata» (fondant) y preciosamente decorado con campanillas, perlas plateadas, cintas y banderas rojas.

El postre se remonta a los primeros años del siglo XX, cuando las monjas del Colegio de María del barrio «Batia» de Favara lo prepararon para recordar a Jesús como Cordero de Dios. Puedes ver cómo se prepara el postre, y probarlo obviamente, en el castillo Chiaramonte durante la Sagra dell’Agnello Pasquale (Fiesta del Cordero de Pascua) que tiene lugar cada año durante las festividades.

Los Picureddi, fáciles de encontrar en toda la región, son un dulce de «pasta reale» con forma de oveja tumbada de lado sobre un prado verde lleno de chispas de colores.

En Erice, en la provincia de Trapani, en el convento de San Carlo, todavía hoy se siguen elaborando los Ericini, realizados con «pasta reale» finamente decorada y rellenos con mermelada de cedro.

Si vas en Pascua a Agira, en la provincia de Enna, podrás encontrar las Cassatelle di Agira, que no tienen nada que ver con las famosas cassate de ricota. Se trata de unos pasteles elegantes y exquisitos hechos con una lámina de masa delgada rellena de cacao y almendras tostadas.

Otro dulce típico de Pascua conocido en toda Sicilia, y especialmente en la provincia de Módica, es la Cassatella de ricota o tuma: una hogaza rellena de ricota, trozos de chocolate y fruta confitada. En lugar de ricota, puedes encontrarlas rellenas de tuma, un queso sin sal muy fresco, mezclado con azúcar. Estas delicias se decoran con azúcar en polvo de vainilla o con chocolate en polvo.

Las biscotti quaresimali (galletas de Cuaresma), tradicionales en la pastelería siciliana, surgen como un plato ofrecido por voto en la Cuaresma. Su consumo, de hecho, era un remedio perfecto para la costumbre católica de ayunar en los días anteriores a la Santa Pascua. Las quaresimali se preparan en toda Sicilia, desde Enna a Siracusa, desde Catania a Palermo, pero la característica común es el uso de almendra.

También podemos encontrar lo que nosotros llamamos Pupu ccu l ‘ovu, que quiere decir «muñeco con huevo», pero tienen nombres diferentes dependiendo de la localidad de procedencia: «campanaru» o «cannatuni» en Trapani, «pupu ccù l’ovu» en Palermo, «cannileri» en la zona de Enna, «panaredda» en Agrigento y Siracusa, «cuddura cull’ovu», «aceddu cull’ovu» o «ciciliu» en Catania y «palummedda» en la parte suroeste de la isla.

Es una elaboración típica de Pascua presentada en varias formas (cestas, palomas, caballitos, corazones…) que antiguamente, como ahora con los huevos de Pascua modernos, se regalaban entre enamorados, familiares y amigos el día de la Resurrección.

La tradición dicta que los pupu se preparen en casa: se adorna la masa de galleta con un huevo duro con cáscara y se decora por encima con virutas o perlas de azúcar de colores. Antes, los huevos duros que insertaban como decoración debían ser de número impar, y a ser posible veintiuno, para conmemorar el día en que comienza la primavera.

Por último, la reina de todos los dulces sicilianos que no pueden faltar en Pascua es la famosa Cassata siciliana, tanto es así, que hay un antiguo proverbio dedicado a ella: «tintu cu’ un mancia a cassata la matina di Pasqua», que significa «pobre del que no se coma una cassata la mañana de Pascua».

Además de los dulces tradicionales sicilianos, puedes encontrar los grandes clásicos de estas fiestas: los huevos de chocolate, símbolo de vida y renovación, y las palomas artesanales rellenas de almendras de Ávola, pistacho de Bronte o chocolate de Módica.

¡Descubre los ritos que no te puedes perder en la Semana Santa de Sicilia!

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

ESTACIONES