Sicilia en bicicleta

Detalles

Recorrer Sicilia en bicicleta es una maravillosa aventura. La isla merece ser visitada lentamente.

Tendrás mucho donde elegir, ya que hay varias asociaciones en el territorio que proponen rutas organizadas. A continuación te damos algunas ideas para emprender algunos de los muchos itinerarios posibles.

Encontramos buenas sugerencias en el SIBIT Susteinable Interregional Bike Tourism, un proyecto europeo que incluye a las ciudades sicilianas de Siracusa, Caltanissetta, Ragusa, Agrigento y Trapani.

La ruta que une Trapani con Siracusa, atraviesa algunas de las localidades más bellas de la isla. Desde Trapani, en dirección a Agrigento, se puede optar por pasar por la acrópolis de Selinunte, o en su defecto, por Segesta.

Para seguir los recorridos, basta con entrar a la web de la FIAB, la federación italiana de medioambiente y bicicleta.

Un itinerario de belleza única es la línea de costa que separa Trapani de Marsala, una extensión de agua marina lisa y tranquila que refleja el azul del cielo de Sicilia.

En este extremo occidental de Sicilia se encuentran las Salinas de la Laguna, un territorio único frente a la isla de Mozia, a lo largo de la famosa «vía de la sal», portal de entrada a la reserva natural de las Islas del Gran Estanque de Marsala. Los pintorescos molinos de viento son el marco de un paisaje compuesto por estanques, canales, montículos y montones de sal. Más lejos, están las tres perlas: las islas Egadas.

El carril bici principal se encuentra en la provincia de Agrigento: 170 kilómetros de rutas entre el mar y yacimientos arqueológicos. Partiendo de Porto Palo de Menfi, por ejemplo, se puede llegar pedaleando desde los centros de Sciacca y Menfi hasta Montallegro. Se puede descubrir la reserva del WWF de Torre Salsa y, desde aquí, iniciar el recorrido panorámico que pasa por Realmonte, Capo Rossello, Scala dei Turchi y Porto Empedocle, donde se encuentra la casa natal de Luigi Pirandello. El Valle de los Templos está prácticamente a dos pasos…

Nos desplazamos al interior de Sicilia, cerca de Caltanissetta, otro itinerario interesante es el que pasa entre castillos e interminables campos de trigo, desde Gela hacia el castillo medieval de Mazarino; como alternativa, se puede ir hacia Mussomeli y visitar el antiguo castillo.

El itinerario se extiende por el paisaje rural alrededor de Ragusa, entre muros de piedra seca que se entrecruzan en la carretera de la costa, hasta llegar a Donnafugata, el castillo con leyendas fascinantes que ha disparado la imaginación de numerosos directores, incluido Luchino Visconti en El gatopardo.

Pasamos luego al carril bici barroco, que transcurre por las ciudades protegidas por la UNESCO, como Módica, Scicli, Palazzolo Acreide y Noto, hacia Siracusa. Y aquí estamos en la costa sur, hacia la isla de las Corrientes y Capo Passero, el municipio más al sur de Italia; desde aquí nos encontramos con la reserva de Vendicari, luego con la reserva marina del Plemmirio y, por último, Siracusa.

También hay muchos itinerarios en el Alto Belice Corleonese, en la provincia de Palermo. Se atraviesan pueblos como Monreale, famosa por su maravillosa catedral (UNESCO), Piana degli Albanesi, conocida por los cannoli, Palazzo Adriano, escenario cinematográfico de la película «Cinema Paradiso», Cefalà Diana, conocida por sus fascinantes termas árabes, la reserva natural orientada del Bosco della Ficuzza, donde tiene su sede la Real Casina di Caccia (el palacio real), y, por último, Corleone.

Cambiando de zona, ideal para quienes no temen a la fatiga, tenemos la subida al Etna, el volcán activo más alto de Europa, declarado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO.

«3340 metros de altitud, un macizo único y majestuoso que surge del mar y pide ser subido, pedaleado, conquistado. Una montaña que se puede escalar durante todo el año, tanto en invierno como en verano. En los meses fríos, se necesita una chaqueta más abrigada para descender y, a lo sumo, son solo tres o cuatro días al año cuando la nieve impedirá recorrer sus laderas; mientras que, en verano, escalar el Etna dejando abajo el calor siciliano será una experiencia regeneradora».

Así describe el proyecto Parco ciclistico dell’Etna (parque ciclista del Etna) las subidas al volcán y nos propone seis opciones bien mapeadas. La señalización adecuada, que invita a estar atento y respetar la presencia de los ciclistas, proporciona toda la información sobre las características de los recorridos. El primer ascenso va de Ragalna a Piano Vetore (14 kilómetros); el segundo va de Nicolosi a Rifugio Sapienza (18 kilómetros); el tercero, que desde Pedara llega a Rifugio Sapienza, representa el ascenso más exigente; el cuarto recorrido parte de Zafferana hasta Rifugio Sapienza; el quinto ascenso parte de Fornazzo, fracción de Milo, y llega a Rifugio Citelli; y el último recorrido ciclista va desde Linguaglossa hasta Piano Provenzana. Todos los ascensos están dedicados a atletas campeones del mundo del ciclismo.

Descubrimos el parque de Nebrodi a través de itinerarios que bordean lagunas, arroyos, bosques densos, valles amplios y picos abruptos. Salimos de Portella Femmina Morta cerca de Mistretta para llegar a Portella Mitta, cerca de Floresta por la llamada dorsal de Nebrodi, de unos 65 km.

Llegaremos hasta lago Maulazzo, que invita a una parada en el prado, y luego al lago Biviere di Cesarò, donde te encontrarás con animales pastando, como los caballos sanfratellani y los cerdos negros de Nebrodi.

Desde el lago Biviere di Cesarò, el paisaje se abre a las Rocche del Castro y a la localidad de Alcara Li Fusi.

Hay otros caminos, organizados según el nivel de dificultad y la duración, dentro del parque de Madonia. En la zona hay muchas ciudades que reflejan el alma de Sicilia, como Geraci Siculo, Petralia Soprana y Cefalú, que se encuentran entre los pueblos sicilianos más bonitos de Italia.

El viaje continúa… de Palermo a Caccamo en bicicleta.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

ESTACIONES