Salsa fresca casera

Dettaglio

La salsa fresca y casera es el ingrediente secreto que hace especial cada plato típico siciliano. Desde los arancine (¿o arancini?) con su corazón de carne, hasta los rollos de macarrones con berenjenas fritas, pasando por su excelencia la parmigiana. Cuanto más casero sea lo que comemos, un triunfo de lo orgánico 0 km, más el resultado final será una obra maestra. 

Pero también es un ritual a transmitir, una experiencia, un motivo para reunir a la familia. Y si para usted viajar significa adentrarse en la vida cotidiana, observar las costumbres y las tradiciones, entonces Sicilia, con sus pueblos rurales, es el destino ideal para usted.

Hacer salsa fresca casera es un asunto familiar. Por lo general, se utilizan grandes cantidades de tomates ( comprados al cultivador o cultivados en el huerto) para producir suficiente salsa para todo el año. 

Es un proceso que necesita atención en cada paso. Las materias primas – tomates, albahaca, cebolla, a veces guindilla – se lavan con mucho cuidado, se esterilizan los recipientes de cristal, las botellas, los tarros y los instrumentos utilizados. Algunas personas prefieren utilizar una manivela y grasa de codo en lugar de una prensa de tomates eléctrica.

Todo se cocina a fuego lento y burbuja como la lava de un volcán en un gran caldero (en dialecto siciliano una quadara, o u menzu aranciu) y se revuelve continuamente.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN