Palermo: paseo rápido por el centro histórico

Detalle

¿Un paseo rápido por el centro histórico de Palermo que nos permita ver mucho en poco tiempo? Claro que es posible. Paso a paso...

Primera parada: Piazza Politeama

Nuestra visita comienza en el corazón de Palermo: Piazza Politeama. Aunque este no es su verdadero nombre, los palermitanos adoran llamarla así por el magnífico teatro; un impresionante edificio de finales del siglo XIX de estilo neoclásico diseñado por el arquitecto Damiani Almeyda.

El Teatro del Popolo, construido en 1874, cuenta con una enorme sala de herradura con dos filas de palcos en la que destaca la gran galería. Tiene capacidad para cinco mil espectadores y actualmente alberga espectáculos de música sinfónica para seguir regalándonos momentos emocionantes.

Segunda parada: via Ruggiero Settimo

Entramos ahora en la arteria principal que atraviesa de un extremo a otro la ciudad bajo el nombre de via Crocerossa, viale della Libertà, via Ruggiero Settimo, via Maqueda hasta la Estación Central. Desde el Politeama, la via Ruggiero Settimo (llamada así por el político siciliano de finales del siglo XIX) nos dirigimos al Teatro Massimo entre los escaparates de cientos de tiendas y la multitud de palermitanos inmersos en sus compras y paseos. ¿Ir de compras? ¡Por qué no!

Tercera parada: Teatro Massimo (distancia 300 metros)

El tercero de Europa en cuanto a grandeza arquitéctónica tras laÓpera de París y la Staatsoper de Viena, elTeatro Massimo fue diseñado según el estilo neoclásico ecléctico de Giovan Battista Filippo Basile.

La gran epígrafe anónima grabada en el arquitrabe del pórtico nos advierte lo siguiente: El arte renueva los pueblos y revela la vida. Vano de las escenas el deleite donde no miras a preparar el porvenir. En pocas palabras, el epígrafe invita a no mirar o escuchar tonterías porque a la larga esto te vuelve idiota.

Hoy el Teatro Massimo acoge las temporadas oficiales de música lírica, óperas y ballets. Aunque puedes programar una visita, ten en cuenta que si al subir las escaleras tropiezas con el escalón de la monja, es porque no has creído en la historia del fantasma de la monja del convento que se aparecía allí antes del teatro y que ahora deambula solitaria por sus salones durante la noche.

Frente al teatro encontramos dos callejuelas peatonales de nombres insólitos: Via Bara y via dell'Orologio que nos llevan alOlivella, un barrio histórico de las noches palermitanas repleto de pequeños restaurantes y talleres artesanales para entretenerse y reponer fuerzas durante el día. En piazza della Chiesa di Sant’Ignazio all’Olivella encontramos también el rico Museo Arqueológico Regional Antonio Salinas.

 Cuarta parada: via Maqueda

La calle, que en italiano se pronunciaría como macheda, continúa el eje desde la estatua hasta la estación. Nacida en el siglo XVII para dejar espacio a la construcción de nuevos palacios nobiliarios, nos lleva directamente al cruce con el vecchio Cassaro (ahora Corso Vittorio Emanuele) abriéndose a los maravillosos Quattro Canti.

Quinta parada: Quattro Canti (distancia: 1,2 km)

Piazza Vigliena, conocida como Quattro Canti (Cuatro Cantos), es octogonal con cuatro fachadas ricamente decoradas y bastante llamativas. Quattro Canti divide la ciudad vieja en cuatro barrios o jurisdicciones (la Loggia, il Capo, la Kalsa y laAlbergheria). Si vamos a la derecha desde este punto, podemos salir a la catedral y al Palacio Real; si vamos a la izquierda, podemos bajar al mar pasando por elmercado de la Vucciria y el barrio de piazza Marina. Si continuamos recto, encontramos la Piazza Pretoria (conocida también como Piazza della Vergogna), la Martorana y San Cataldo, las calles de los viejos artesanos (caldereros, lámparas, etc.) y el mercado de Ballarò.

Cuarta parada: La Vucciria (distancia: 1,2 km)

A la derecha de Quattro Canti bajamos por el Cassaro (Corso Vittorio Emanuele): esta es la calle más antigua de Palermo, ya que se remonta a la época de los fenicios hace unos 2700 años. Conecta el Palacio Real con el mar y, en el tramo que hemos elegido recorrer, cruza el mercado de la Vucciria.

Se puede llegar a la Vucciria por algunas de las numerosas callejuelas que encontramos a los lados del Cassaro, justo después del cruce con via Roma. Accedemos por la entrada principal: la escalinata que va de Via Roma a Piazza Caracciolo. Este mercado histórico acogió en sus mejores tiempos a artistas e intelectuales. En los puestos podemos encontrar pescado muy fresco, especias aromáticas y carnes de cerdo y ternera expuestas. Su encanto reside tanto en el bullicio y los gritos pacíficos que acompañan la venta de las mercancías como en la decadencia de las callejuelas.

La Vucciria da al norte por la plaza San Domenico y su gran iglesia. Al salir de las callejuelas llegamos a la plaza para ver de nuevo la luz del sol. Una parada en uno de sus cafés puede ser la ocasión perfecta para refrescarnos con un delicioso helado artesanal.

Séptima parada: Piazza Marina (distancia: 1,2 km)

Continuando por el Cassaro se llega a Piazza Marina (a nuestra derecha). Es un barrio fascinante, perfecto para perderse entre sus callejuelas y disfrutar curioseando en las tiendas de artesanía. El centro de la plaza lo ocupa la Villa Garibaldi, un jardín diseñado por Giovan Battista Filippo Basile —el mismo arquitecto que diseñó el Teatro Massimo— justo cuando se producía la Unificación de Italia. Al atravesar las bonitas verjas podemos encontrar uno de los ficus más antiguos de Italia de 30 metros de altura, un tronco de 21 m de ancho y una copa de 50 metros de ancho. Todo un gigantesco monumento urbano verde. Alrededor de la plaza y a lo largo de la acera se organiza los fines de semana un pintoresco mercado de antigüedades.

Si miramos hacia el Cassaro, encontramos la Iglesia de la Cadena, (chiesa de la Catena) que recibe su nombre de una relato según el cual hace miles de años se enganchaba en su muro la cadena que cerraba el puerto de la Cala. Entre los palacios de la época que rodean la plaza, encontramos el interesante Museo di Palazzo Mirto, el Steri y el Hotel de France. La riqueza histórica y artística de la zona es tal que bien merece un análisis en profundidad.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

Dificultad

Lugares

Estaciones

ALREDEDOR

  • Viaje a los lugares de la poesía de Quasimodo

    Salvatore Quasimodo, poeta siciliano, premio Nobel de literatura en el 1959, ciertamente no necesita presentaciones. Nace en Modica en el [...]

  • No sólo mar: los Lagos de la Sicilia

    Sicilia está atravesada por numerosos cursos de agua, todos de corta longitud o poco caudal, pero que representan un recurso [...]

  • EN BICICLETA POR LAS SALINAS DE SICILIA

    ¿Le gusta explorar mientras va en bicicleta? ¿Y si le decimos que puede vivir una experiencia maravillosa entre altos montones [...]