PARQUE ARQUEOLÓGICO DE TINDARI

Dettaglio

Imagínese unas antiguas ruinas que destacan sobre el profundo azul del mar Tirreno, rodeadas de montañas que llegan hasta el mar. Los asentamientos humanos siempre han sido numerosos en estas zonas, y el Parque Arqueológico de Tindari nos guiará en sus descubrimientos.

 El Parque incluye 11 yacimientos a lo largo del noreste de Sicilia. Para descubrirlos en orden, empezaremos desde el primero en el oeste hasta el último en el este.

La primera parada es la zona arqueológica de Halaesa Arconidea y Antiquarium en la Contrada Santa Maria delle Palate en Tusa. La ciudad de Halaesa Arconidea fue fundada en el año 403 a.C.

Fue la primera de las ciudades sicilianas en ponerse del lado de Roma durante la Primera Guerra Púnica; por ello, estaba exenta de impuestos y gozaba de una autonomía especial. Fue abandonada tras la ocupación árabe de la isla. La ciudad está rodeada por murallas fortificadas que datan del siglo IV a.C. El recinto más significativo, que incluye el Ágora, se sitúa a lo largo del cardo Maximus. Siguiendo hacia el norte, nos encontramos también con los llamados «contrafforti» y una zona sagrada con los sótanos de dos templos. Si quiere realizar un vertiginoso viaje en el tiempo, puede visitar las monumentales obras de arte contemporáneo de la Fiumara d’Arte, no lejos de esta zona. 

Siguiendo el orden hacia el este, llegamos a la zona arqueológica de la antigua Caronia Kalè Aktè, en Contrada Pantano en Caronia. Cerca de la playa actual han salido a la luz importantes restos de una parte del asentamiento griego – romano. Es casi seguro que están vinculados a actividades artesanales y comerciales y la gran cantidad de cerámica encontrada es prueba de la importancia y la extensión del asentamiento. Sigamos hacia el este durante 23 km para llegar a la cueva de San Teodoro, en la Contrada Favara de Acquedolci. El yacimiento de Pizzo Castellaro, donde se abre la cueva, es una de las piedras fundamentales del conocimiento del Paleolítico Superior en el Mediterráneo. Las excavaciones han sacado a la luz cinco enterramientos de inhumación de excepcional importancia para conocer la tipología física y étnica de los habitantes más antiguos de la isla. Entre las numerosas cuevas del Paleolítico Superior que existen en Sicilia, la cueva de S. Teodoro es la única que ha proporcionado restos óseos de estas poblaciones. Desde las primeras exploraciones se detectó también la presencia de abundantes restos osteológicos de fauna cuaternaria (elefante, ciervo, hiena, caballo, hipopótamo) anteriores a la aparición del hombre en esta zona. Una selección de los hallazgos se expone en el Antiquarium Comunale de Via F. Crispi.

Avanzando otros 16 km hacia el este, llegamos a la zona arqueológica de Capo d’Orlando, en Contrada Bagnoli. Aquí hay un baño termal que data del siglo III d.C., con mosaicos decorados geométricamente en el suelo y paredes enlucidas en el tepidarium. Siguiendo otra corta distancia (21 km) en esta franja de tierra apretada por las montañas nos dirigimos a las montañas para llegar a Gioiosa Guardia. La zona arqueológica se refiere a un centro autóctono helenizado en una posición estratégica excepcional. La fase griega está mejor documentada hasta la violenta destrucción del asentamiento a finales del siglo V a.C., ya sea por un terremoto o por la política expansionista de Cartago. En el siglo XI, tras siglos de abandono, el territorio se convirtió en feudo del convento benedictino de Patti y en el siglo XVIII se construyó la iglesia de San Francesco, cuyas ruinas aún son visibles.  Volvamos ahora a la costa, siempre en dirección este y nos detenemos en la villa romana de Patti Marina, que salió a la luz durante las excavaciones para la construcción de la carretera Palermo-Messina. El núcleo principal de la villa se basa en un gran peristilo cuadrangular alrededor del cual se desarrollan estancias con diferentes funciones. Al sur del peristilo, una gran sala triabsidal denota su importancia por la presencia de mosaicos en el suelo. 

Aquí estamos. A 11 km en dirección este, llegamos al lugar homónimo del Parque: el Parque Arqueológico de Tindari. Tindari fue fundada en el año 396 a.C. Es famosa por su Santuario y por haber sido inmortalizada en los versos del poeta hermético Salvatore Quasimodo. El lugar mantiene los principales edificios públicos en el decumanus superior: la Basílica (IV d.C., destinada a funciones oficiales) y el Teatro (IV-III a.C.; podía acoger a 3000 espectadores). En la Contrada Cercadenari podemos visitar una Domus y un gran edificio público de época romana.

La siguiente parada es la zona arqueológica de Contrada Cardusa (Tripi). Se trata de una necrópolis de tumbas unidas en bóvedas y realizadas en piedra arenisca local. Ahora visitamos Terme Vigliatore, con su Villa Romana de San Biagio (uno de los ejemplos más fascinantes de villas suburbanas de lujo en Sicilia) y la zona arqueológica de la antigua Apolonia, con porciones de casas del período helenístico-romano.

 Luego llegamos al límite oriental del Parque: la zona arqueológica de Viale dei Cipressi en Milazzo. Aquí han aparecido estructuras de la antigua Edad del Bronce siciliana (siglos XVIII-XVI a.C.): cinco cabañas construidas con piedras y de forma ovalada, y en su interior se ha encontrado equipamiento doméstico. Por último, acérquese al moderno Antiquarium de la ciudad para descubrir sus colecciones.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

Dificultad

Lugares

Estaciones

ALREDEDOR

  • Itinerario de los escritores

    Sicilia es la tierra de los mitos, evocadora y magnética, tal vez por su forma triangular o quizás por su [...]

  • Arte moderno y contemporáneo en Sicilia

    ¿Arte moderno y contemporáneo? Seductor e impactante pero a veces esquivo. ¿Será el Viejo Mundo, patria del arte clásico y [...]

  • El camino de los frailes

    En este tour descubriremos otra Sicilia, lejos de las costas, de las multitudes, del turismo de masas. Es una isla [...]