Via Francigena Normanna

Detalle

La Via Normanna es una importante arteria de la Magna Via Francigena siciliana, atestiguada desde la Edad Media por documentos originales que atestiguan donaciones de tierras normandas en la entonces «terra Bucelli».

Hoy en día, la llamada «Via dei Franchi», los caballeros que vinieron de Normandía para expulsar a los musulmanes de Sicilia, ofrece a los caminantes una maravillosa ruta a través de las montañas por el norte de Sicilia, desde Palermo hasta Mesina.

La Vía Francígena Normanda de Sicilia ofrece la emoción de un itinerario tras las huellas de Ruggero II (que la recorrió en 1115), Enrique VI y Carlos V. Un camino único de 370 kilómetros, en 20 etapas, combina las cumbres nevadas de las montañas Madonie con los paisajes de los montes Peloritani, pasando por los montes Nebrodi, desandando la ruta histórica que conducía a la capital del reino en la antigüedad.

El inicio del itinerario por la Vía Normanda es Palermo, ciudad que forma parte del circuito UNESCO «Palermo árabe-normanda y las catedrales de Cefalú y Monreale», una capital mediterránea por descubrir en todo su encanto.

La segunda etapa de la Via Francigena Normanna, pasando por la Ermita de S. Felice (Caccamo), es Bagheria (PA), la «Baaria» de la película de Tornatore, que nos encanta con sus palacios barrocos y sus espléndidas villas, cuna del pintor Renato Guttuso.

Atravesando Montemaggiore Belsito (PA), llegamos a Caltavuturo (PA), inmersa en el Parque de las Madonie. Dominada por la Rocca di Sciara, la ciudad es una fortaleza bizantina, rica en testimonios arqueológicos y restos medievales.

La quinta etapa de la Via Normanna pasa por Polizzi Generosa (PA), cuyo nombre le fue dado por el emperador Federico II, y llega hasta el imperdible pueblo de Petralia Sottana (PA), entre los pueblos con Bandera Naranja de Sicilia.

El séptimo punto de la Via Normanna es el pueblo de Gangi (PA), uno de los Pueblos Más Bonitos de Italia, con un encantador centro histórico medieval, rico en bellos edificios, y un paisaje pintoresco en el promontorio.

La octava etapa de la Via Francigena Normanna abandona las Madonie para llegar al Parque Nebrodi y a Nicosia, en la provincia de Enna. La «Ciudad de San Nicolò» nos da la bienvenida con su belleza bizantina y normanda y su típico dialecto «gallo-itálico».

Las etapas de Capizzi (EN) y de Capizzi-Troina (EN), siempre en los montes Nebrodi, nos llevan a descubrir bellas iglesias barrocas (Iglesia de San Giacomo en Capizzi, que también es etapa del Cammino di San Giacomo) y uno de los pueblos más bellos de Italia, Troina, donde convivían árabes y judíos en sus respectivos barrios.

La undécima etapa del itinerario de la Via Normanna es Cesarò, que nos introduce en la provincia de Mesina con los restos de sus castillos medievales y los oasis naturales de los lagos de Biviere y Maulazzo.

Nos dirigimos a la provincia de Catania y visitamos Randazzo, duodécima etapa en la ruta de la Francigena normanda. Uno de los centros medievales más representativos de la región, sus antiguas puertas dan acceso a las huellas dejadas por griegos, romanos, bizantinos, judíos, árabes, normandos y aragoneses.

Pasando por Floresta (ME) y el Sentiero Italia CAI, llegamos a Montalbano Elicona (ME), otro de los Pueblos Más Bellos de Italia en Sicilia, residencia de verano de Federico III, famoso por su Castillo, Capilla Real y Catedral.

La decimoquinta parada de la Via Normanna es Novara di Sicilia (ME), en la frontera entre los montes Nebrodi y Peloritani. No hay que perderse el Castillo de Novara y el Duomo dell’Assunta, los edificios más representativos de la villa medieval situada a los pies de la fortaleza.

Llegamos al pueblo de Castroreale (ME) para una auténtica inmersión en la Edad Media siciliana. La «Lealtad de Federico II de Aragón» nos regala torres, iglesias, conventos, palacios y vistas que la convierten en uno de los Pueblos Más Bonitos de Italia.

Etapa diecisiete de la Vía Normanda, Santa Lucía del Mela (ME), en el valle del mismo nombre, se alza en un lugar de postal. Pequeña joya medieval, la localidad cuenta con iglesias barrocas, palacios monumentales, el castillo de Santa María del Mela, restos arqueológicos y el lago Postoleone.

Decimoctava etapa, Rometta (ME) presume de antigua necrópolis prehistórica, importantes vestigios bizantinos como la iglesia y el monasterio de los Cerei y el Borgo Storico Pantano, una «ciudad fantasma» con espléndidos vestigios rurales.

Villafranca Tirrena (ME), penúltima parada de la Vía Normanda, ofrece la belleza del Castillo de Bauso, sus jardines y el panorama desde la terraza. Para visitar, la iglesia de San Gregorio Magno y el Museo Histórico de Medicina.

El tramo de la Via Francigena Normanna termina en Mesina, una ciudad para descubrir en varios días, visitando la catedral (recomendamos el mediodía, para coincidir con las campanadas del famoso reloj mecánico), las fuentes monumentales, la Galleria Vittorio Emanuele III, los museos, los santuarios panorámicos y las fortalezas.

Más información en el sitio web de Via Normanna.

Mapa web regional de senderos y rutas de movilidad realizado por LabGis Osservatorio Turistico della Regione Sicilia, en colaboración con FIAB Sicilia y CAI Sicilia.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

370 KM

Dificultad

Alta

Estaciones

Categorías

ALREDEDOR

  • Camino de los Santuarios Marianos de Nisi

    Quienes aman la naturaleza y desean dar espacio a su espiritualidad, especialmente a la devoción mariana, pueden optar por recorrer [...]

  • El Camino del Santo. El Camino Etna-Nebrodi de San Nicolò Politi

    El Trekking del Santo es el Camino de San Nicolò Politi, que atraviesa los territorios del Parque del Etna y [...]

  • Viaje por el este de Sicilia

    Aprende arte mientras paseas y contemplas la naturaleza y los paisajes: te enamorarás de Sicilia al instante. Ningún libro sobre [...]