Catedral de Palermo

Detalles

La catedral de Palermo está dentro del recorrido Palermo árabe-normando y las catedrales de Cefalú y Monreale, unas maravillas declaradas Patrimonio de la Humanidad por laUNESCO.

Se encuentra en la zona sagrada más antigua de Palermo, donde ya los fenicios, los romanos, los bizantinos y los árabes habían erigido sus lugares de culto. Cuando los normandos tomaron el poder, reemplazaron de inmediato la mezquita musulmana por una iglesia cristiana. Pero, en 1184, el arzobispo de Palermo, Gualtiero Offamilio, mandó demoler el edificio y emprender la construcción de una nueva catedral impresionante, símbolo del poder religioso en la ciudad. Después de un año, la iglesia fue consagrada y dedicada a Maria Assunta.

Durante los siglos posteriores, se llevaron a cabo varias ampliaciones y restauraciones que cambiaron el edificio original. La unión de diferentes estilos, aparentemente incongruentes, da vida a un conjunto grandioso y armonioso.

La fachada, cerrada entre las altas torres geminadas y las columnas, está unida mediante dos arcos apuntados al campanario de enfrente. Presenta una gran portada del siglo XIV con puertas de bronce. El largo lateral derecho está adornado con un espectacular pórtico de estilo gótico-catalán bajo el cual encontramos una opulenta portada, también del siglo XV. Por último, cabe destacar la belleza y atractivo de la parte del ábside, la única que ha conservado la forma original del siglo XII. El interior, amplio y puro, resulta frío en comparación con el exterior.

A lo largo de las paredes se alinean estatuas en mármol de la escuela de Gagini, que representan santos. La primera y la segunda capilla de la nave lateral derecha albergan tumbas reales e imperiales. Entre otros, allí descansan Rogelio II, Enrique VI de Suabia, Constanza de Altavilla y Federico II de Suabia, todos en imponentes sarcófagos de pórfido. En el panteón familiar se encuentran tanto el fundador del reino normando de Sicilia, como su destructor, la causa involuntaria de su fin y su último beneficiario.

Entre las numerosas capillas, destacamos la de Santa Rosalía, donde, en una urna de plata de 1631, se conservan las cenizas de la santa patrona de Palermo (las celebraciones en su honor son de las más apasionadas y emocionantes de Sicilia).

Por último, ampara un valioso tesoro, que incluye objetos preciosos y bordados fúnebres encontrados en las tumbas reales e imperiales (cabe destacar, en particular, la tiara de oro de Constanza de Aragón), vestimentas sagradas, cálices y custodios.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

LUGARES

ESTACIONES