Parques arqueológicos en la zona de Siracusa

Dettaglio

Cierre los ojos e imagine encontrarse entre las ruinas de una antigua y milenaria ciudad… Ahora, ábrelos: en Siracusa, la realidad supera la imaginación. Los corintios fundaron la ciudad en el año 733 a.C. Y Tucídides decidió utilizar esta fecha como referencia para fechar las fundaciones de otras ciudades sicilianas (como nosotros utilizamos el nacimiento de Cristo).  Incluso en la época helenística y bizantina, Siracusa era considerada la capital griega del Mediterráneo occidental. Su declive comenzó cuando los árabes conquistaron toda la isla y trasladaron la capital a Palermo. 

Hay dos parques arqueológicos en la provincia de Siracusa. ¿Está listo para descubrirlos? 

Empecemos por el Parque Arqueológico de Siracusa, Eloro y Villa del Tellaro.

La primera parada es el Parque Arqueológico de Siracusa. El parque comprende la parte norte del distrito de Neapolis, uno de los cinco distritos que formaban Siracusa en la época griega y romana. Aquí se encuentran los monumentos más famosos de la ciudad: el teatro griego (en el que se vuelven a representar tragedias y comedias antiguas desde 1914, gracias al INDA), el anfiteatro romano, el Altar de Hierón II (un antiguo altar para sacrificios públicos). El telón de fondo de este extraordinario conjunto monumental es el espectacular arco de las Latomie del Paradiso y de Santa Venera: antiguas canteras de piedra en las que, rodeadas de una frondosa vegetación de naranjos y árboles centenarios, se encuentran sugestivas y enormes grutas. Entre ellas están la Grotta dei Cordari y el Orecchio di Dionisio. Caravaggio, que la visitó en el siglo XVII, le dio este nombre por su peculiar forma de oreja de burro. Cuenta la leyenda que el tirano Dionisio encerraba a sus enemigos en la cueva y escuchaba sus discursos desde arriba. Las voces se amplificaban por la cavidad. En la parte oriental del parque, cerca de la cantera de Santa Venera, vemos una serie de cámaras funerarias. Entre ellas se encuentra la llamada «Tumba de Arquímedes». Tomémonos nuestro tiempo para este viaje a la antigüedad. 

Pasemos ahora a la segunda parada: el Museo Arqueológico Regional Paolo Orsi. Es uno de los mayores museos de Europa en cuanto a espacio de exposición. Es único en su género porque recoge los resultados de las investigaciones realizadas en la zona desde finales del siglo XVIII. En la planta baja se encuentran el Auditorio y los almacenes, la zona de restauración, la oficina gráfica y fotográfica. Aquí también podemos ver el Medagliere, con una de las colecciones numismáticas más prestigiosas del mundo. En la primera planta hay una exposición dedicada a la prehistoria y la protohistoria de Sicilia oriental, una dedicada a las colonias griegas y una sección dedicada a las subcolonias de Siracusa, Gela y Agrigento. También descubriremos el esqueleto del elefante enano. Se trata de un animal prehistórico extinto, de un metro y medio de altura. Una famosa leyenda dice que los antiguos viajeros del Mediterráneo encontraron estos cráneos con un enorme agujero en la frente y pensaron que pertenecían a gigantes tuertos. De ahí la leyenda de los Cíclopes.  

Dejamos ahora la ciudad y nos dirigimos unos kilómetros hacia el este. El primer sitio de interés que encontramos es el Gimnasio Romano, a lo largo de la Vía Elorina, la antigua ruta que llegaba a la subcolonia de Eloro. Siguiendo por la misma carretera, a 3 km de Siracusa, encontramos los restos del templo de Zeus Olympius: desde aquí hay una vista completa del Porto Grande, las salinas, Ortigia y el Plemmirio. Se conservan la base y dos columnas (de diecisiete) del templo. Siguiendo hacia el este, adentrándonos en el territorio de Noto, llegamos a la Villa del Tellaro: una gran villa romana de época tardoimperial, en la orilla derecha del río Tellaro, rica en complejos y coloridos mosaicos (siglo IV d.C.) entre los que destaca la representación de la escena del rescate del cuerpo de Héctor y otras escenas de caza.

Desde Noto, nos dirigimos ahora al norte, hacia Palazzolo Acreide. Al oeste de esta espléndida ciudad barroca se encuentra la zona arqueológica de Akrai, la más antigua de las subcolonias de Siracusa (según Tucídides) fundada en el año 664 a.C. La zona está dominada por la presencia del teatro, el bouleuterion, que data del siglo II a.C., y por un probable edificio termal con una sala central circular. En la acrópolis quedan los cimientos de un templo arcaico que data de la segunda mitad del siglo VI a.C., identificado como el templo de Afrodita. En la época paleocristiana se abrió un complejo de catacumbas e hipogeos funerarios en las paredes de las latomías de la época clásica (Intagliata e Intagliatella). Alejándose de la acrópolis y descendiendo por la ladera sur del Colle Orbo, encontramos el llamado «Santoni«, un santuario del siglo III a.C. dedicado al culto de la diosa Cibeles, caracterizado por la presencia de grandes esculturas rupestres. Si se ha enamorado de esta ciudad, tan rica en historia y completamente inmersa en la naturaleza, no pierda la oportunidad, entre paseo y paseo, de visitar el Palacio Cappellani, que alberga el Museo Arqueológico con exposiciones de Akrai, Kasmene y Leontinoi.

Volviendo ahora al norte de Siracusa, cerca de la aldea de Belvedere, se pueden ver los restos de una poderosa fortificación: el castillo de Euríalo. Esa fortificación cerraba la única entrada a una de las murallas más extraordinarias del mundo griego, con más de 27 km de longitud. Seguimos hacia el norte para llegar a la Necrópolis de Pantalica, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO junto con la ciudad de Siracusa: una monumental necrópolis protohistórica donde podemos disfrutar de la naturaleza más virgen.

Continuando hacia el norte por la costa jónica, entramos en la jurisdicción del Parque Arqueológico de Leontinoi. La primera parada es la zona arqueológica de Megara Hyblea, en Augusta (SR). Esta ciudad fue fundada por los griegos de Megara Nisea en el siglo VIII a.C. y, junto con Lentinoi, es una de las fundaciones griegas más antiguas de Sicilia. En la actualidad, las excavaciones de Megara Hyblea tienen una importancia fundamental en cuanto permiten conocer el primer trazado de una ciudad griega occidental y su planificación urbana. A poca distancia, entre las localidades de Carlentini y Lentini, se encuentra el cercano yacimiento arqueológico de Leontinoi. Los griegos calcidios colonizaron el lugar en el año 729 a.C. y los hallazgos del lugar se conservan actualmente en el Museo Arqueológico de Lentini (SR). El museo consta de varios niveles de exposición. El relato museológico abarca desde la protohistoria hasta la Edad Media, sin olvidar los hallazgos submarinos de Contrada Castelluccio. En el Monte San Basilio podemos visitar la última parada de este itinerario. La colina tiene una posición estratégica. Aquí se han encontrado los restos de un santuario greco-arqueológico y una imponente muralla de la época clásica. La fortificación tenía una finalidad militar y se identificaba con la antigua Brikinnia. 

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

Dificultad

Lugares

Estaciones

ALREDEDOR

  • Noto Antigua y Cava Carosello

    ¿Y si les dijéramos que existe otra Noto más antigua que la más famosa ciudad del barroco tardío y está [...]

  • Viaje por el este de Sicilia

    Aprende arte mientras paseas y contemplas la naturaleza y los paisajes: te enamorarás de Sicilia al instante. Ningún libro sobre [...]

  • Ruta a caballo desde Palazzolo Acreide hasta Noto Antigua

    En esta ruta viajaremos siguiendo el respiro y el paso de nuestro amigo de cuatro patas. Atravesaremos senderos ocultos, colinas [...]