Caminos de la fe: itinerarium Rosaliae

Dettaglio

Hay una forma diferente de viajar, tan antigua como la propia humanidad, pero que siempre nos da nuevas respuestas: caminar. Caminar nos permite alejarnos del ajetreo de las ciudades y de la carrera contra el tiempo en nuestras vidas agitadas. Mientras caminamos el tiempo es el de la naturaleza que nos rodea y el de nuestros pensamientos. 

En este itinerario seguiremos uno de los Caminos de la Fe más importantes de Sicilia: el Itinerarium Rosaliae. Esta es la ruta que siguió Santa Rosalía, desde la Ermita de Santo Stefano di Quisquina (AG) (donde se refugió durante doce años tras negarse a casarse en Palermo) hasta el Santuario de Monte Pellegrino (Palermo). Fue en este santuario donde el santo murió a la edad de cuarenta años, en 1170. 

No importa si es usted religioso o no, porque «no hay tristeza que, al caminar, no se atenúe y se disuelva lentamente» (R. Battaglia). La ruta también se puede recorrer en bicicleta o a caballo. Se compone de trazzere (caminos reales), caminos de herradura, senderos y vías férreas en desuso. Recorre el Parque de los Montes Sicanos, reservas y áreas naturales, 14 pueblos a lo largo de unos 185 km. Experimentará la naturaleza, pero también la cultura, las tradiciones, los sabores y el arte. 

Empezamos en el Eremo de Santa Rosalia, en el municipio de Santo Stefano di Quisquina, en el monte Cammarata (AG). Esta montaña es el pico más alto de los Monti Sicani y aquí hay un hermoso bosque de roblesLa ermita es un monasterio del siglo XVIII y se encuentra junto a la cueva donde vivió Rosalía. Todavía podemos ver un epígrafe de la Santa escrito en latín. Desde aquí tomamos un camino que nos lleva a un arroyo en el fondo del valle. Seguimos el riachuelo para llegar a la carretera provincial que nos lleva a los barrios de Castagna y Altavilla, dentro del Parque de los Montes Sicani. Llegamos al Convento di Mélia que, probablemente, fue un antiguo monasterio basiliense. Aquí encontraremos plantaciones de azederac, el «árbol del rosario». El árbol lleva este nombre porque, antes de la invención del plástico, se hacían rosarios con las piedras de sus frutos. 

Desde este punto también disfrutamos de la vista del lago Fanàco. El lugar se presta naturalmente a la contemplación y la meditación. 

Volviendo a la carretera llegamos a Borgo Riena, un pueblo de la época fascista, abandonado desde 1950, donde sentirá como si se hubiera parado el tiempo. Estamos cerca del Monte Carcaci: desde aquí, entre encinas y robles pubescentes, llegamos al pueblo de Prizzi, uno de los municipios más altos de Sicilia (996 m s.n.m.). Siguiendo el curso del río Raia hacia el lago de Gammàuta se llega al Palacio Adriano, en el Valle del Sosio (un valle de gran interés paleontológico porque contiene algunos de los fósiles más antiguos y preciosos de Sicilia). Palazzo Adriano forma parte de la eparquía de Piana degli Albanesi: de origen arberisco, aunque se haya perdido el uso de la lengua materna (el albanés del siglo XV) gran parte de su población sigue manteniendo el rito bizantino. A continuación, nos dirigimos hacia Portella Fontanelle y descendemos hacia el centro de Burgio; desde aquí, tomando de nuevo el camino real, nos dirigimos hacia el oeste, hacia Portella Rossa. Inmerso en un bosque de encinas y robles pubescentes, puede visitar las ruinas del castillo de Cristia, en San Carlo, a 10 km de Burgio. A partir de aquí la subida se vuelve empinada y nos lleva al norte, a Chiusa Sclafani. Entre cañones y cerezos, la ruta pasa por las calles del pueblo. Al cruzarlo, subimos de nuevo hacia el norte y nos dirigimos a Bisacquino. Continuamos por una antigua carretera ferroviaria, que nos lleva a Santa María del Bosco (una antigua abadía benedictina). Llegamos a la estación de Contessa Entellina, que fue la primera colonia de fundación albanesa en Italia (1450). Detengámonos un momento para degustar algún vino de la zona, una de las áreas DOC del oeste de SiciliaRelajémonos un momento entre los edificios religiosos de rito griego y los yacimientos arqueológicos.

Todavía seguimos la antigua carretera del ferrocarril. Atravesando paisajes agrícolos, montañas y colinas, llegamos a un camino que lleva a Ficuzza. Este pequeño pueblo acoge la fortaleza de Busambra y el monumental Real Casino di caccia, un palacio real construido en 1799 a instancias del rey Fernando III. En el interior, a la derecha del palacio, podemos visitar la pequeña iglesia de Santa Rosalía. 

Atravesamos la Reserva Natural del Bosco della Ficuzza, con sus típicos gorghi (estanques temporales). Nos dirigimos hacia el lago de Piana degli Albanesi, disfrutando de una espléndida vista de los picos de la Moarda. Llegamos a la ciudad de Piana degli Albanesi, el centro más importante y conocido de la comunidad albanesa en Sicilia. Continuamos en dirección a la Reserva Natural Serre della Pizzuta (una reserva natural rica en orquídeas silvestres y habitada por martas, comadrejas, zorros y aves de todo tipo). Pasamos por el refugio Norina, luego por el centro de visitantes y el refugio Pozzillo. Tras atravesar un denso bosque, llegamos a Portella Pozzillo, desde donde disfrutaremos de una espectacular vista de Palermo

Ahora descendemos a través de las arboledas de cítricos del Valle de Oreto hacia Monreale. Una parada en su famosa catedral es imprescindible. Desde la Piazza Vittorio Emanuele tomamos una calle, de mediados del siglo XVIII, embellecida con espléndidas fuentes de mármol y piedra, que conecta la ciudad con Palermo. Al final de la carretera, en las laderas del Monte Caputo, siga recto hacia el mar, dentro de la ciudad de Palermo. En la nave de la derecha, en una urna de plata en forma de vasija, están los restos mortales de Santa Rosalía, llevados en procesión en la famosa Fiesta dedicada a la Santa. Después de haber visitado las plazas, monumentos y mercados de la capital, diríjase al Parco della Favorita, el pulmón verde de la ciudad. En el interior del parque, en la Via Bonanno, a los pies del Monte Pellegrino, se encuentra la escalera borbónica con sus adoquines: la famosa acchianata, el camino que los palermitanos toman para llegar a la cima, hasta el santuario. La ruta es bastante inclinada en el primer tramo, volviéndose más suave a medida que nos acercamos al destino. El santuario está situado a 429 metros de altitud. El edificio fue construido en 1625 y desde aquí se accede a la cueva donde se encontraron los restos mortales del Santo. En la cueva se respira una atmósfera mística y meditativa. Disfrutemos del destino al que hemos llegado, sentiremos que algo en nosotros ha cambiado. Quién sabe si es por la cercanía a la Santa o por el hermoso camino que hemos recorrido.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

Dificultad

Lugares

Estaciones

ALREDEDOR

  • Sicilia en moto

    Un recorrido por Sicilia en moto es una aventura maravillosa. Recorrer las calles, de costa a costa, de ciudad en [...]

  • De Palermo a Caccamo en bicicleta

    Domingo por la mañana. La cafetera borbotea suavemente en el fuego, las galletas ya están cuidadosamente colocadas en el plato [...]

  • Sicilia entre historia y cultura

    Descubrimos lugares únicos y evocadores de Sicilia siguiendo las huellas de este itinerario histórico y cultural. Esta guía nos permitirá [...]