Montalbano Elicona

Detalle

Para hablarte de Montalbano Elicona, en la provincia de Messina, debemos comenzar por el significado de su nombre. Existen dos explicaciones posibles. Según la primera, el nombre deriva de monte albanus o monte blanco, tal vez como la nieve si tenemos en cuenta que el pueblo se eleva a 900 metros sobre el nivel del mar. Según la otra escuela de pensamiento, el nombre proviene del término de origen árabe al-bana, es decir, «lugar excelente». Montalbano Elicona es sin duda un lugar excelente desde el Castillo situado justo a una altura accesible desde las estrechas callejuelas del centro histórico.

Partimos desde aquí, desde el Castillo que domina el centro de la ciudad y que originalmente era una fortaleza. Construido en la época de la dominación suevo-aragonesa, el castillo fue objeto de diversas modificaciones a lo largo de los siglos hasta que en el año 1300, Federico II de Aragón lo convirtió en una verdadera Residencia Real repleta de tesoros en el interior y profusa en adornos en el exterior.

Te invitamos a visitar la maravillosa Capilla Real de la época bizantina y los dos museos, uno de ellos dedicado a las Armas Blancas con un recorrido expositivo que muestra todas las armas de un perfecto y valiente caballero, y el otro dedicado a los instrumentos musicales de época medieval en el que se respira la atmósfera de las antiguas cortes.

A lo largo de las calles medievales que llevan al Castillo, merece la pena detenerse en la iglesia de Santa Catalina (chiesa di Santa Caterina). La fachada románica contrasta con una singular combinación de diferentes estilos en el interior, desde elementos de la arquitectura catalana hasta elementos decorativos renacentistas. Dedicamos especial atención a la estatua de mármol de Santa Catalina, atribuida a la Escuela de Gagini.

La Duomo, consagrada a Santa Maria Assunta y San Nicoló Vescovo (Santa María de la Asunción y San Nicolás Vescovo) es un edificio imponente que asoma a la plaza a través de una espectacular escalinata. En el interior podemos admirar la estatua de mármol de San Nicolás, con una base en relieve que muestra la vida del santo, obra del escultor Giacomo Gagini. También encontramos obras de gran valor como el crucifijo de madera del siglo XV y una representación de la Última Cena, obra del artista Guido Reni. Aunque la estructura original de la Duomo data de los siglos IX-X, la iglesia ha sufrido varios cambios estructurales y de estilo. El campanario, por ejemplo, es posterior e incluso la división de la iglesia en naves laterales no formaba parte de la construcción original. Detengámonos en el hermoso techo con vigas y en los rosetones y frisos que dotan de movimiento a la fachada.

Desde el castillo paseamos por las callejuelas del centro histórico y disfrutamos del pueblo con sus tradiciones y gastronomía.

Degustamos las especialidades típicas del pueblo, como por ejemplo, las habas a maccu, los macarrones, el ricota fresco, salado y «horneado», el provole y los cavalluzzi de tumma. Merece la probar platos sencillos con el hinojo silvestre y la corteza de cerdo (scurcilla) con pasta o alubias o con manteca de cerdo y carne (u sutta e suvra) y el ricota al horno rallado en los macarrones con salsa de cerdo.

Tanto los dulces de ricota como los elaborados de forma artesanal con avellana son una auténtica delicia. Las galletas cu ciminu , típicas de la fiesta de Pascua, se elaboran con semillas de anís y tienen un sabor intenso y muy particular.

El plato tradicional de las fiestas de mediados de agosto es la pasta ‘ncasciata, condimentada con ragú de ternera y capón, albóndigas desmenuzadas, berenjena, huevo y pan rallado. Otro plato típico, denominado lempi e trori (relámpagos y truenos), se prepara con alubias, chícharos, maíz, lentejas y trigo hervidos y sazonados. Excelentes son los frittuli, carne de cerdo mezclada con manteca y hervida junto con la piel, tripas, pulmones, corazón e hígado del propio animal.

Ahora visitamos la Stonehenge siciliana. La meseta de Argimusco es un lugar mágico y misterioso en las proximidades de Montalbanao, en los límites con el Bosque de Malabotta. Un conjunto de grandes rocas de arenisca cuarzosa y sugerentes formas que se eleva a más de mil metros sobre el nivel del mar. Algunas creencias populares asocian este lugar con el famoso Stonehenge y con antiguas actividades rituales relacionadas con la astronomía. Otros, sin embargo, afirman que el origen de estos megalitos es completamente natural: la erosión del viento y demás elementos atmosféricos han ido creando las curiosas formas simbólicas y humanas. Fuera cual fuera el origen, merece la pena aventurarse y dar un paseo por este entorno natural de atmósfera cautivadora.

Saber más de Montalbano Elicona Un viaje en el tiempo por el Pueblo de los Pueblos. audio tour izi.TRAVEL

Si te atrae la idea de explorar la cara inédita de Sicilica, el itinerario No solo mar con Raccuja, Floresta, Montalbano Elicona ¡es perfecto para ti!

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

LUGARES

ESTACIONES

CATEGORIAS