Una perla “negra” de rara belleza, una isla mediterránea elegante, misteriosa y salvaje. A veces áspera  y austera. Pantelería está más cerca de África que de la Sicilia, pero de esta última sin duda representa una de sus caras más fascinantes e irresistibles.

¡Aquí tienes 10 cosas que no debes perderte si visitas la isla!

 

  1. Pasear por el paseo marítimo, costanera.

Una vez que llegamos a Pantelería desde Trapani, por avión o por mar, aprovechemos para hacer un recorrido por el pueblo al norte de la isla.

Sumergirse en las calles estrechas y más antiguas empedradas es el comienzo de un viaje en el que nuestro corazón latirá con un nuevo ritmo, aquel lento y relajado del ambiente de Pantelería.

Los mercados callejeros exhiben artesanías pintorescas y coloridas. Cerca del antiguo puerto, inmediatamente notamos los barcos de madera pintados de azul que nos saludan con su balanceo.

Ya se respira en el aire una belleza atemporal, exótica pero a la vez familiar, antigua. Mientras caminamos por el paseo marítimo, nuestra atención es captada de inmediato por los dos edificios más emblemáticos.

 

  1. El Castillo de Pantelería 

Cerca del Puerto Viejo, con vista a Plazal Almanza y Vía Borgo Italia, el Castillo Barbacane (llamado así por un malentendido) nos intriga con su imponente carisma.

Construido íntegramente con piedra de lava, fue construido en la época bizantina pero es difícil establecer su origen exacto. Lo cierto es que fue el centro neurálgico de la alternancia histórico-política de la isla.

Cuando los normandos desembarcaron en la isla construyeron un Donjon (la típica estructura defensiva consistente en una torre fortificada), en cuyo interior una cruz grabada en piedra representaba el primer símbolo de la fé cristiana tras tres siglos de dominación árabe.

Su cambio estructural más significativo se produjo cuando en el 1535 Carlos V ordenó la construcción de 37 torres repartidas por todo el territorio siciliano, incluida la isla de Pantelería, para contrarrestar las incursiones enemigas. A instancias suyas, se reforzó aún más la estructura de la fortaleza.

Bajo la dominación española parte del castillo se convirtió en prisión. Sabemos que también fue de interés para Fernando IV de Borbón, como lo demuestra el campanario con el reloj cuya construcción se atribuye al soberano de Sicilia.

Visitamos el interior para acceder a las antiguas mazmorras del castillo y la torre circular. ¡No olvidemos disfrutar de la magnífica vista del puerto!

 

  1. La Iglesia Madre de SS Salvatore

Desde el primer momento  entendemos que estamos en presencia de un lugar de culto único en su género. De hecho, la apariencia de la Iglesia Madre del Santísimo Salvador tiene muy poco que ver con la arquitectura que distingue a las iglesias sicilianas.

La «Matriz» (como la llaman los propios habitantes) es lo que más encarna la definición de «iglesia moderna» y constituye un intento exitoso de conectar los elementos arquitectónicos y naturales presentes en la isla con los cristianos. Su estética recuerda a los damusis, las antiguas casas rurales de Pantelería, mientras que el color predominante es un azul claro, que recuerda el color del mar que rodea la isla de Pantelería.

En toda la fachada de la Iglesia destacan curiosas perforaciones simétricas. En la parte superior del edificio encontramos una cúpula árabe detrás de la cual se encuentra el campanario, construido en el mismo estilo de la fachada. El interno tiene rasgos modernos, continuando con el estilo exterior al que se suman varias obras de arte que dan un toque decididamente más clásico a sus estancias.

 

  1. Sobre las huellas arqueológicas del pasado

Precisamente por su centralidad en el Mediterráneo, Pantelería siempre ha sido una encrucijada de comercio, un punto de encuentro de civilizaciones, un puesto militar y una tierra donde los delincuentes y los súbditos no deseados podían ser confinados.

Probablemente fue la abundante presencia de obsidiana lo que dio impulso a su historia ya en tiempos prehistóricos. El asentamiento humano más antiguo data de hace unos 5000 años: los Sesiotes, una comunidad de agricultores y pescadores, construyeron su aldea en una ensenada con vistas al mar, defendida por un gigantesco muro de piedra de lava. Para visitar el yacimiento no hace falta una máquina del tiempo, basta  llegar al barrio de Mursia.

Sus casas y la necrópolis, con las extraordinarias construcciones megalíticas conocidas como “sesi”, se han conservado increíblemente hasta nuestros días.

Fue conquistada por los griegos y luego por los fenicios quienes construyeron el puerto e iniciaron el cultivo de vides jóvenes en Alberello en la isla.

Pantelería reaparece en otro capítulo importante de la historia del Mediterráneo. Durante la Segunda Guerra Púnica, los romanos conquistaron Cosyra, la antigua ciudad fundada por Cartago en la segunda mitad del siglo XIII a.C.

En los cerros de San Marco y Santa Teresa, visitamos la acrópolis púnico-romana, de la que quedan vestigios del foro, las murallas, edificios públicos y cisternas para las necesidades de agua recubiertas de cocciopesto. Los tres retratos imperiales de César, Antonia Minor y Titus encontrados en el mismo sitio, se exhiben en el Castillo de Pantelería.

 

  1. Calas en Pantelería

Antes de regalarnos el mar con sus calas de postal, naveguemos por Pantelería en barco para admirar exclusivas vistas maravillosas e inaccesibles por tierra.

Disipemos inmediatamente un cliché: Pantelería es una isla capaz de ofrecer vacaciones sin preocupaciones a familias y niños. Aguas poco profundas, rocas lisas, piscinas naturales. En función de nuestras necesidades encontraremos las playas más adecuadas. Obviamente, el objetivo es visitar tantos como sea posible.

Cala Gadir es famosa por su itinerario de arqueología subacuática y por ser de fácil acceso desde el pueblo. Pero la playa más famosa de la isla es la del Bue Marino, un destino perfecto para familias y niños.

Cala Tramontana es un espejo de agua turquesa rodeado de oscuras paredes rocosas. Bajando por la escalera natural que nos lleva a la playa de la Martingana estaremos siempre al abrigo del Mistral. Cala Levante, entre el Arco del Elefante y el Farellón de Punta Tracino ofrece el paisaje más evocador, además de ser un destino ineludible para los amantes del buceo y snorkel.

Arco dell'elefante - Pantelleria

Arco dell’elefante – ph I. Mannarano

La puesta de sol desde la playa de Suakl es la más romántica de toda la isla: en los días especialmente claros la costa de África parece muy cercana.

En Nikà la temperatura del agua cambia de repente: un baño inolvidable, intercalado con la fuga de agua caliente del mar. Y si lo que buscamos es bienestar natural, aquí encontraremos toda la información adecuada para nosotros.

 

  1. Lagos de Pantelería

Pantelería no ofrece salidas de arena al mar, sino acantilados, calas escarpadas y cuevas submarinas que la hacen extremadamente fascinante y salvaje. Por eso, los lagos de la isla son un excelente compromiso si queremos sumergirnos en la relajación total.

Specchio di Venere - Ph. Mannarano

Specchio di Venere – Ph. Mannarano

El Espejo de Venus es quizás la atracción más imperdible de toda la isla. Uno de los lugares más fascinantes de Pantelería, con su característica forma de corazón. Aquí la diosa Venus se reflejó en sus aguas lánguidas antes de encontrarse con Baco; ¡Podemos tomar baños y fangos termales  en las piscinas donde el agua llega a los 50 grados! El lago se encuentra en el cráter de un volcán extinto, ubicado en un parque protegido. Sus aguas ricas en minerales son una panacea para la piel (y hablando de bienestar en Pantelería, para saber más lee Bienestar en Sicilia, spa al aire libre).

El Lago Ondina es un pequeño lago enclavado entre las rocas, con agua continuamente intercambiada por las impetuosas olas del Mediterráneo. Se encuentra en Punta Spadillo, bajo el faro de la isla, y es de fácil acceso en coche. Aquí podemos nadar incluso cuando el mar está agitado, gracias a la cuenca natural alimentada por las olas y cuya temperatura es agradablemente cálida durante todo el año.

 

  1. Senderismo en Pantelería

Pantelería es una isla perfecta para vivir con los tiempos lentos del senderismo. ¡Estrictamente a pie! Para descubrir los secretos de su singularidad tendremos que caminar por sus terrenos, descubrir los jardines típicos de Pantelería y sus damusis, llegar a sitios arqueológicos antiguos e itinerarios arqueológicos subacuáticos, visitar bodegas y admirar paisajes impresionantes como el famoso Arco del Elefante, a lo largo de la costa este de la isla.

Se trata de una formación rocosa de piedra de lava que se precipita desde el acantilado hacia el mar creando un gran arco que, sin demasiado esfuerzo, ¡nos recordará el tronco de un paquidermo! Es uno de los símbolos de la isla, sin duda su atractivo más fotografiado.

Hiking - Ph Mannarano

Hiking – Ph Mannarano

La naturaleza más incontaminada monta un espectáculo en el corazón de la isla, donde en las laderas de la Montaña Grande exhibe con los Favares ¡chorros de vapor de agua que escapan de las grietas de las rocas a una temperatura de hasta 100 grados!

Bajando por el lado sur de la isla, la Balata de los Turcos es la sugestiva ensenada enclavada entre espectaculares y vertiginosos acantilados que se reflejan en aguas cristalinas con maravillosos fondos. Sólo al escucharla nombrar, la mente se dirige inmediatamente a la Escala de los Turcos. De hecho, incluso en este caso, este nicho fue utilizado como lugar de desembarco natural por los piratas turcos. El camino para llegar a ella es largo y arduo, pero realmente vale la pena.

 

  1. Jardines Pantescos

Explorando la Isla de Pantelería, pronto nos encontramos con los Jardines Pantescos. Son construcciones muy antiguas, cuya función es proteger las plantas y cultivos de los fuertes vientos que soplan sobre las islas Pelagias. Construidos en piedra de lava, los jardines de Pantelería tienen planta circular y están construidos en seco. El arte de la construcción de muros a seco es Patrimonio de la Humanidad UNESCO.

Según la función y su uso, pueden alcanzar hasta los tres metros de altura y conservar cítricos, vides o dátiles. Entre los más famosos, el Jardín Pantesco de Donnafugata, considerado el más espectacular de la isla.

 

  1. Dormir en un damuso

Sicilia es ese lugar donde los deseos se hacen realidad, ¡hasta los más caprichosos y exclusivos! Pasar la noche en un damuso, la típica y pintoresca casa isleña, ¡es una experiencia inolvidable!

Dammuso

Dammuso – ph Mannarano

Es una construcción de piedra de lava con un techo abovedado característico. Los damusos tienen orígenes muy antiguos y dada la posición panorámica con una vista inigualable de la isla y el Mediterráneo, hoy representan la solución de lujo para alojarse en Pantelería. Como se dice, viaje de lujo.

 

  1. Pantelería ergogastronómica

Una visita a las numerosas bodegas, entre los viñedos de Alberello con las típicas cepas de uva Zibibbo (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) y los eventos anuales que celebran el vino y el famoso Passito, nos enamorarán perdidamente de la tradición de Pantelería, su cultura. y sus sabores.

Zibibbo di Pantelleria - Ph Mannarano

Zibibbo di Pantelleria – Ph Mannarano

La gastronomía de Pantelería es la suma de los intercambios e influencias de los diversos pueblos que dominaron la isla. Entre sus productos más famosos, los raviolis amargos, rellenos de ricota y hojas de menta, y el fragante pesto pantesco, un condimento a base de tomates crudos, aceite de oliva, ajo, albahaca y guindillas, utilizado indistintamente para sazonar pastas o acompañar pescados asados ​​o hervidos. carne.

El cuscús de pescado proviene de la cercana África, siempre acompañado de una variedad de verduras y legumbres, generalmente servido como plato único. El tradicional pastel de Pascua viene de Oriente: cannateddro. Y de nuevo la mustazzola, un sencillo pastel relleno de una mezcla de sémola, miel o vino cocido, canela, piel de naranja confitada y otras especias.

La raccolta dei capperi - Ph Mannarano

La raccolta dei capperi – Ph Mannarano

Los dátiles y las aceitunas están considerados entre los mejores de todo el Mediterráneo. Pero la alcaparra es la auténtica estrella de la isla. Reconocido con la etiqueta IGP, cultivado en terrazas especiales hechas con paredes a seco, se cosecha entre mayo y septiembre y se conserva estrictamente en sal marina. ¡Una delicia!

Condividi questo contenuto!