Wellness en Sicilia, balnearios al aire libre

Dettaglio

Madre naturaleza ha regalado a esta isla una amplia selección de tratamientos naturales para regenerar el cuerpo y la mente. Cuando visitará Sicilia, descubrirá que es un magnífico balneario al aire libre

Estar en contacto con la naturaleza, rodeados de árboles, nos hace sentir bien. Pasear por el bosque, aventurarse en una excursión de senderismo, es la mejor manera de alejarse del ruido de la ciudad. En Sicilia hay amplias zonas de bosques que ofrecen una variedad de paisajes encantadores que en cada temporada ofrecen colores diferentes. 

¿Quieres algo más intrépido? Báñese en las aguas frías de la cascada de Catafurco (en el Parque de Nebrodi), el desfiladero de Alcántara o el desfiladero de Tiberio (en el Parque de Madonie). Será como renacer. Los beneficios que derivan del choque térmico son muchos y el agua que cae produce un masaje natural energizante que da vitalidad, vigoriza el cuerpo y la mente y elimina el estrés.

Si desea una experiencia más “ caliente” la isla de Vulcano ofrece un fantástico centro de salud natural en el que podrá recibir tratamientos con barro. El barro termal tiene efectos benéficos en la piel, alivia los problemas óseos y mejora las condiciones respiratorias. Es un verdadero elixir de salud. 

La Reserva Natural de Stagnone, en Marsala, es un lugar de belleza cristalizada. Andando por las marismas se llega a unas piscinas que contienen agua tres veces más salada que la del mar. Por sus propiedades, el baño de sal es un excelente remedio contra la retención de líquidos y las imperfecciones de la celulitis. Sumérgete en la sal y deja que haga su trabajo; una vez fuera, túmbate en la costra, deja que el sol te bese y relájate. Enseguida los problemas de tu vida desaparecerán .

Si lo que busca es el bienestar, Sicilia también es un destino ideal por sus balnearios naturales, claseficados entre los mejores de Italia. A continuaciòn, vemos los balnearios más conocidos de la isla.

En la provincia de Trapani, entre Alcamo y Castellammare del Golfo, se encuentran las Termas de Segesta (Terme Sagestane). A pocos kilómetros del sitio arqueológico de Segesta, en un entorno natural, las aguas de las Termas de Gorga alcanzan una temperatura de 52°.

En Montevago, en la provincia de Agrigento, se encuentran las famosas Termas de Acqua Pia, no lejos de las Termas de Sciacca, también conocidas como «Stufe di San Calogero».

En Termini Imerese, en la provincia de Palermo, se encuentran las antiguas termas que se remontan a la época en que la ciudad fue fundada por los Cartagineses.

En la provincia de Messina, Alì Terme es el Sorgente Marino, con aguas que fluyen a una temperatura de unos 39°. Mientras que las Termas de Venere, en Terme Vigliatore, tienen aguas sulfurosas que brotan a una temperatura de unos 34°. 

También en la isla de Pantelleria es posible visitar algunos baños termales. 

La Grotta di Benikulà es una sauna natural que consta de una zona exterior con 6 asientos de piedra y una zona interior donde salen vapores que alcanzan los 40 grados. La sauna es gratuita, pero hay que llevar traje de baño, chanclas y toalla. 

La fuente termal del lago Espejo de Venus tiene una temperatura de entre 50 y 60 grados. Según el mito, a Venus le gustaba reflejarse en sus aguas cristalinas antes de cada encuentro amoroso con Baco. Lo que hace especial a esta cuenca lacustre de origen volcánico es la presencia de algas que resisten a las altas temperaturas y que son esenciales para la formación del preciado lodo verde-negro natural. El olor de azufre es intenso, pero extender el barro sobre la piel produce el efecto de un milagroso exfoliante natural.

El recorrido del bienestar en la isla de Pantelleria continúa entre los baños naturales de Cala Gadir, bañeras excavadas en la piedra, donde la temperatura varía de 40 a 55° C. Una alga marina prolifera en las paredes de las piscinas y cura la sinusitis, los resfriados y los pequeños problemas de las zonas respiratorias. Ya fue utilizada por los Fenicios.

La gran Grotta di Sateria (del griego «salud«) es un lugar increíble, famoso no sólo por sus fuentes de agua termal. Según la leyenda, Ulises conoció aquí a la diosa Calipso. La bóveda de la cueva es de piedra pómez, mientras que el suelo es de ladrillos. El agua alcanza los 40° C y confluye en dos piscinas, una de las cuales está conectada al mar.

El nacimiento de agua termal de Cala Nikà brota del acantilado y se mezcla con el agua del mar, alcanzando una temperatura entre los 85 y los 100°C. El agua también fluye en pequeñas piscinas naturales rodeadas de piedras, en las que podrá sumergirse y disfrutar de las virtudes terapéuticas. Se puede acceder al acantilado por tierra, a través de un largo y estrecho camino, o nadando o en barco, para los amantes del buceo y del submarinismo.

 

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

ESTACIONES

CATEGORIAS