Tour en moto por la Fiumara D’arte

Dettaglio

Sicilia no sólo es rica en parques arqueológicos y obras heredadas de siglos pasados: aquí el arte es de casa y cada primavera florece exuberante. ¿Quieren ver algo contemporáneo y sorprendente? Entonces vístanse cómodamente porque van a visitar uno de los parques de Land Art más grandes y sugestivos de Europa: la Fiumara del Arte. Las diversas obras de arte que vamos a visitar están ubicadas en diferentes lugares, algunos de no muy fácil acceso por lo que si eres amante de las dos ruedas estás a caballo… o mejor dicho: ¡en la silla de montar! (A las obras también se puede llegar en auto, simplemente con mayor dificultad). 

Pero ¿qué es la Fiumara del Arte? Su historia comienza en el 1982,  de la mano del mecenas Antonio Presti  quien durante ese año, en memoria de su padre recién fallecido, encargó una obra al escultor Pietro Consagra. Una enorme escultura de hormigón de 18 metros de altura que Presti quiso donar a la comunidad: así fue colocada en el 1986 a orillas del río Tusa, en el Nebrodi; tras lo cual se anunció la creación de un museo al aire libre a partir de la colocación de dicha obra. La Fiumara se ha enriquecido a lo largo de los años con otras creaciones, encargadas por Presti y firmadas por importantes escultores: desde Paolo Schiavocampo a Tano Festa, de Pietro Dorazio a Antonio di Palma, de Hidetoshi Nagasawa a Mauro Staccioli. Tras 25 años de batallas judiciales vinculadas a la falta de tutela y posicionamiento de las obras en suelo público, en el 2007 se garantizó finalmente a la Fiumara d’Arte el derecho a la tutela y conservación de las obras, convirtiéndose en un Parque Escultórico reconocido por las Instituciones .

El Tour

¿Están listos? Rescalden sus motores: listos. Nuestro recorrido en moto para descubrir la Fiumara del Arte parte desde la localidad de Villa Margi, una fracción del Municipio de Reitano (ME). A pocos pasos de la playa encontramos una enorme escultura de 18×18 metros titulada Monumento a un Poeta Muerto. La obra fue creada en el  1989 por el artista Tano Festa en honor a la muerte de otro gran artista, Francesco Lo Savio. La escultura es una gigantesca ventana de hormigón de color azul con vista al mar, atravesada por un monolito negro. Por ello, el nombre extraoficial con el que se conoce a la escultura es «Ventana sobre el mar».

Después de disfrutar del panorama que enmarca esta espléndida escultura, volvamos a nuestra moto para  adentrarnos 20 km en el entrotierra, en la localidad de Mistretta,  donde encontraremos dos obras no muy diversas entre ellas: la Sala del Barco de Oro y El Muro de la Vida. La primera obra fue creada en el 1989 por el artista japonés Hidetoshi Nagasawa y es una habitación excavada en la pared de una montaña cerca del río Romei, cubierta con placas de metal. En el interior, la silueta de un barco recubierta de hojas de oro. ¿Curioso, verdad? ¿Puedes imaginarlo? Bien, pues no es accesible. De hecho, este es precisamente el concepto de la obra. Destinada a permanecer cerrada durante cien años con una puerta que la sella a instancia del propio artista que, al hacerlo, quiere que su habitación cobre vida sólo a través de «la energía mental de la memoria».

En cambio, el Muro de la Vida está en la carretera que va de Mistretta a Castel di Lucio. Es una obra realizada por varias manos en el 1991, por ceramistas italianos e internacionales. El muro de contención de la calle, gris y anónimo, se reconstruye así gracias a la instalación de grandes y multiformes obras de terracota encastradas en el frío hormigón de los muros.

Vuelvan a montar en moto para luego dirijirse hacia el pueblo de Castel di Lucio, a 20 km de Mistretta, donde se encuentran tres obras. La primera es Arethusa, creada en el 1990 por los pintores Pietro Dorazio y Graziano Marini. El ensamblaje de cerámicas de diversos colores forman un modelo geométrico en la fachada del edificio, el cuartel de Carabineros de la ciudad, recalificando en este modo  la rigidez arquitectónica típica de las construcciones militares, gracias al intervento creativo y vital del Arte.

A tan sólo dos kilómetros, dentro del mismo Municipio se encuentra el Laberinto de Arianna, obra creada por el artista Italo Lanfredini en el 1990. Por el nombre de la obra se puede adivinar fácilmente de qué se trata: un auténtico laberinto de ladrillo rojo donde se puede entrar gratis y perderse en sus geometrías. El sentido de la obra radica precisamente en la búsqueda de la salida que simboliza la búsqueda de la pureza, un camino de reflexión y expiación. Si son claustrofóbicos o les encanta la fotografía, también pueden apreciar la obra desde la distancia, desde la torre del castillo del pueblo.

A 5 km del laberinto, en la carretera que une Castel di Lucio con Pettineo, se encuentra la obra Una curva lanzada en el tiempo creada en el 1990 por Paolo Schiavocampo. El trabajo es específico del sitio,  ubicado al lado de una curva que conecta la nueva carretera provincial con la antigua carretera rural, combinando así conceptualmente el presente con el pasado. Es de hormigón armado revestido de hierro y tiene la forma de una vela que ondea en el viento.

Sigamos hacia Pettineo: aquí yace una obra que nace de una especie de performance de varios artistas. A instancias de Antonio Presti, en el 1990, se pintó un kilómetro de lienzo, luego se dividió y repartió entre los habitantes del pueblo, transformando Pettineo en un museo doméstico. La obra desmembrada es conservada por los ciudadanos en sus propias casas, pero no se desanimen: periódicamente se montan exposiciones públicas para poder disfrutarla. Cruzando los dedos podrán verla.

Desde Pettineo, a 18 km, llegamos a la localidad de Motta d’Affermo para descubrir la octava de las once acciones artísticas de Fiumara: Mediterranean Energy, creada en el  1990 por el artista Antonio di Palma. La escultura, a diferencia de las anteriores descritas, es monumental en sentido horizontal y representa una ola de hormigón azul colocada sobre las montañas (entre Nebrodi y Madonie) que se destaca sobre el fondo azul del mar a sus espaldas.

Saliendo  9 km hacia el norte, en dirección mar, llegamos a una de las obras más famosas y evocadoras de la Fiumara, 38° Parallel-Pyramid, creada por Mauro Staccioli en el 2010. La escultura es una pirámide de acero cortén de 38 metros de altura, con una grieta que viene atravesada por la luz solo durante la puesta del sol. En ciertas épocas del año, durante el llamado “Rito de la luz” , es posible ingresar a la obra a través de un tubo de hierro completamente a oscuras que conduce a la cavidad iluminada de la escultura.

Nuestro percurso en el arte contemporáneo al aire libre finaliza en Tusa, visitando por último, la obra dedicada al padre de Presti  que inició el proyecto Fiumara d’Arte: La materia no podría existir de Pietro Consagra, una escultura de formas abstractas alta bien 18mts.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

DURACIÓN

Distancia

Dificultad

Lugares

Estaciones

ALREDEDOR

  • Viaje a los lugares de la poesía de Quasimodo

    Salvatore Quasimodo, poeta siciliano, premio Nobel de literatura en el 1959, ciertamente no necesita presentaciones. Nace en Modica en el [...]

  • Itinerario de los escritores

    Sicilia es la tierra de los mitos, evocadora y magnética, tal vez por su forma triangular o quizás por su [...]

  • Tindari

    Tindari es una pequeña aldea de Patti. En ella se encuentra uno de los santuarios más venerados de Sicilia. La [...]