Messina, la puerta de entrada a Sicilia, es una ciudad para vivirla a pié. En un hermoso día de sol, con la costa de Calabria tan cerca que casi se puede tocar, nos llamará la atención este rincón de tierra que mira al mar y que los griegos llamaban Zancle, «hoz». Si te preguntas por qué se le da este nombre, te basterá dar un vistazo a su puerto natural.

Imprescindible para los cruceros que llevan a los turistas a pasear por el Mediterráneo, es también uno de los más populares, y la razón es sencilla: ¡la mejor manera de explorarlo es andando!

Para que el recorrido sea fácil y divertido, aquí hay diez cosas que hacer en la ciudad.

  1. Un paseo por el centro histórico

Un paseo por el casco antiguo de la Catedral, entre el embriagador aroma del mar y el paso de los típicos coches de caballos, expresiones de la Messina Belle Époque, es nuestro punto de partida. Visite la magnífica Catedral con sus tres portales góticos tardíos y el gran mosaico de Cristo Pantocrátor. En su interior se encuentra el grandioso órgano polifónico, uno de los más grandes de Europa, en pleno funcionamiento.

  1. Mediodía en la Plaza Duomo

El campanario normando de la Catedral, de 60 metros de altura, es una de las principales atracciones. En la fachada porta el reloj mecánico y astronómico más grande y complejo del mundo. Una experiencia para vivir absolutamente es estar en la plaza al mediodía, con la nariz hacia arriba para presenciar el original y famoso carrusel de estatuas de bronce dorado, colocadas en la fachada. Al son del Ave María de Schubert durante unos 12 minutos.

  1. La Fuente de Orión

Imposible no notarla. Cerca del campanario de la Catedral encontramos la fuente más bella del siglo XVI europeo. Así definió el historiador del arte Berenson la monumental Fuente de Orión, dedicada al fundador de la ciudad y construida por el discípulo de Miguel Ángel, el florentino Montorsoli.

La otra obra de Montorsoli, fechada en el 1557, es la Fuente de Neptuno, conservada en el Museo Regional y de la que se encuentra una copia fiel en la Plaza Unidad de Italia. La Fuente es una alegoría de las aguas del Estrecho: presenta al dios del mar con el tridente, con Escila y Caribdis encadenadas a los lados, los dos monstruos que custodian el Estrecho, protagonistas de algunos de los más fascinantes mitos de Sicilia.

  1. Galería Vittorio Emanuele III

Todavía cerca de la Plaza Duomo, vamos a admirar la escenográfica y ecléctica Galleria Vittorio Emanuele III. De estilo Art Nouveau, la rareza del edificio viene dada por la presencia de la galería comercial cubierta. Tres brazos convergen hacia el centro, cerrados por una grandiosa cúpula de vidrio. El techo tiene ventanas multicolores y el suelo está decorado con mosaicos. ¡Un espectáculo!

  1. Villa de Pascual

En la zona de Contesse, a poco más de diez minutos del final de la línea del tranvía (parada Bonino), podemos llegar a pié a la  “Villa De Pasquale”. En este maravilloso palacio vivió el empresario y coleccionista Eugenio De Pasquale, apodado «el maharajá» por su estilo. Espléndido ejemplo de estilo Liberty, inmersa en un parque maravilloso, la Villa alberga talleres para la producción de esencias refinadas.

  1. La media con nata admirando el Estrecho

El viaje al centro fue un torbellino de emociones. Después de abastecerse de tanta belleza es normal sentir hambre. Elegimos uno de los muchos cafés con mesas y sillas al aire libre con vista al puerto, desde donde seguiremos observando el ir y venir de los transeúntes. Pongámonos cómodos y ordenemos un granizado, pero no uno cualquiera.

Messina es la patria de la “mezza con panna”, o mejor al café. Entremos en el «tuppo» de brioche. Alternativamente, optamos por un maravilloso canolo con ricota.

Mientras tanto, admiramos el puerto natural más grande del Mediterráneo que abraza el mar azul del Estrecho. El mismo mar en el que navegó Ulises y que en estas aguas enfrentó las olas amenazadoras.

La emoción es grande al admirar la estela de la Virgencita del Puerto, que bendice la ciudad y saluda a los barcos que entran y salen. La estela descansa sobre la base que lleva la frase en latín “Vos et ipsam civitatem benedicimus” (“Te bendecimos a ti y a tu ciudad”).

Tocando casi los 60 metros, la estela de la Virgen, Patrona de la ciudad, se ubica en el extremo del brazo de San Raineri. Un poco más atrás, junto al antiguo Fuerte San Salvador del 1546, se puede ver la hermoso Linterna de San Raineri, otra obra creada por Montorsoli durante el reinado de Carlos V. Construido para avistar barcos enemigos, hoy representa el faro más antiguo de Italia.

  1. Mesina espiritual

El turismo espiritual en Messina y su provincia es particularmente activo. Entre santuarios, caminos e iglesias de valor extremo, todo el territorio se revela como un destino capaz de nutrir el alma de los peregrinos pero también de aquellos que viven el camino como una búsqueda interior.

Entre los numerosos santuarios en Italia dedicados a la madre de Jesucristo, Messina cuenta con dos de los más antiguos e importantes: el primero es el Santuario de la Virgen de Montalto, cuya historia está ligada a la guerra de las «Vísperas sicilianas» del 1282 , el segundo en cambio se encuentra no lejos de Messina, y es el sugestivo Santuario de la Virgen Negra de Tíndari.

Entre los lugares religiosos más importantes para visitar en la ciudad, la iglesia de San Francisco de Asís, en Viale Boccetta, es el primer templo de la orden franciscana en Sicilia. En su interior se encuentra el sepulcro del rey de Sicilia Federico III de Aragón. El templo está representado en la pintura de la Piedad con tres ángeles, obra de Antonello da Messina conservada en el Museo Correr de Venecia.

No muy lejos, en Via XXIV Maggio, se encuentra el Monasterio de Montevergine de las Clarisas de Santa Eustochia, del siglo XVII, con parte del complejo fundado en el 1453. Eustochia Smeralda Calafato, cuyo cuerpo incorrupto se conserva en el mismo Monasterio, según una reconstrucción histórica fue amado por el célebre pintor Antonello da Messina que también lo habría representado en la célebre obra de la Virgen de la Anunciación.

El Sagrario o Santuario de Cristo Rey se encuentra en Viale Principe Umberto, en una colina panorámica sensacional, que nos permite escudriñar todo el puerto natural y gran parte de la ciudad. De estilo neobarroco el templo fue construido en el lugar del antiguo Castillo de Rocca Guelfonia (o Matagriffone) que, en el 1191 acogió a Ricardo «Corazón de León» en su camino a Tierra Santa durante la III Cruzada.

Definitivamente fuera del camino, pero extremadamente emocionante, en el antiguo pueblo marinero de Briga Marina se encuentra la pequeña Iglesia de S. Pablo que data del 1200. Cerca podemos contemplar la Piedra donde San Pablo se detuvo y se sentó a predicar a la gente. de Messina en el año 38 d.C.

  1. Lugares de Cultura

Merece la pena visitar la Universidad de los Estudios, fundada en el 1548 como colegio de los Jesuitas y cuyo portal se encuentra ahora en su interior, fundada por San Ignacio de Loyola en el siglo XV. Es bueno saber que Giovanni Pascoli, quien en Messina compuso el famoso poema «L’aquilone«, enseñado aquí por Salvatore Pugliatti y Gaetano Martino, uno de los fundadores de la Comunidad Europea.

Continuando por Via Tommaso Cannizzaro y tomando Avenida Principe Umberto I, se llegará a uno de los jardines botánicos más prestigiosos de Sicilia, dedicado a su fundador Pietro Castelli.

El Teatro Vittorio Emanuele, a dos pasos del puerto y de inspiración neoclásica, tiene en el techo un maravilloso cuadro de Renato Guttuso que representa el mito de Colapesce.

El Museo Regional, con sus catorce salas, permite recorrer las etapas de la historia de la ciudad desde el siglo XII al XVIII. Entre las muchas obras importantes, el famoso político de San Gregorio de Antonello de Messina del 1473,  La adoración de los Pastores y la Resurrección de Lázaro, ambos óleos sobre lienzo del pintor Michelangelo Merisi de Caravaggio realizados entre el 1608 y el 1609.

  1. La “Tour Eiffel Mesinese”: el Pilón

Como es fácil de adivinar, ¡Mesina está llena de impresionantes miradores! Además del Sagrario de Cristo Re y el Santuario de Montalto, construidos en la colina Capperina, se puede disfrutar de una magnífica vista en Punta Faro, el punto más oriental de Sicilia.

Aquí se levanta la Torre Eiffel de Messina, el monumental Pilón de acero que con sus 232 metros de altura y 1250 escalones en rampas casi suspendidos en el vacío domina el abrazo amoroso y atormentado de los dos mares, el Jónico y el Tirreno, practicables hoy, iluminada de noche por 32 faros.

  1. Messina, mar y leyendas

Messina siempre ha estado ligada al mar y son muchas las leyendas que giran en torno. Entre ellas está la de Colapesce, un joven pescador de Messina, que en el fondo del mar sostiene con el hombro una de las tres columnas de Sicilia, y la de Fata Morgana, que hace referencia a un fenómeno óptico típico del Estrecho. Muchas leyendas las cuenta la poetisa del estrecho Maria Costa, la voz del mar y de los mitos, que es posible encontrar en la pequeña villa marinera de Casas Bajas, en la localidad de Paraíso, inscrita desde 2006 en el Registro del Patrimonio InmaterialLibro del Tesoro Humano Vivo de la Región Siciliana.

Desde el paseo marítimo será fascinante observar las típicas barcas, las falucas, que suben y bajan por el Estrecho para pescar el pez espada que en ocasiones alcanzan los 3 metros. La pesca del pez espada se practica aquí de mayo a agosto y es un arte antiguo, transmitido de padres a hijos y que inspiró una famosa canción de Domenico Modugno.

Para darse un festín de mejillones, dátiles, ostras, almejas, pez espada y salsas, el lugar perfecto es Ganzirri. Aquí están las granjas y alrededor de los lagos de la Reserva Natural, podemos degustar los platos típicos de Messina.

En el Parque Horcynus Orca es interesante el sendero permanente “Alfabetos de los Dos Mares” sobre el conocimiento del mar del Estrecho. La exposición, a medio camino entre la divulgación científica y las artes contemporáneas, habla de los ambientes naturales de la superficie pero también de la pesca milenaria del pez espada, el ferre y la orca, centrándose en el movimiento caótico de las corrientes, en las relaciones presa-depredador del zoo-plancton y sobre la flora y fauna propias del Estrecho. Aquí están las sugerencias sobre ambientes de profundidad media y sobre los abismos, los naufragios submarinos. Finalmente, en un espacio sin luz, podrás admirar una colección única de peces abisales, los monstruos del Estrecho.

Aprovechamos una visita al antiguo barrio de Faro para degustar el Faro Doc, un vino tinto de época micénica. Uno de los tres vinos DOC de la zona de Messina que se obtiene del Nerello Mascalese, del Nocera y del Nerello Cappuccio, cultivados en la misma zona.

En el centro de la ciudad, visitamos el Acuario Histórico frente a Villa Mazzini, con 22 tinas de exhibición que contienen alrededor de 100 000 litros de agua de mar del Estrecho de Messina y más de 60 especies diferentes de peces del Mar Mediterráneo.

  1. Paseo por el salón de la ciudad: Plaza Cairoli

No nos vamos de Messina sin dar un paseo por la céntrica Plaza Cairoli. Ir de compras por Avenida San Martino es una consecuencia inevitable. Este es el salón de la ciudad, rodeado de árboles y el frescor de la sugestiva fuente. Si necesitamos algo para calmar la sed, la típica limonada salada es para nosotros. El antiguo quiosco, nacido en el 1871 en una fundición de la ciudad, fue una vez un punto de encuentro para los nobles de Messina. Aún hoy nos ofrece manjares como almíbares, cebada, tamarindo, gazzosa, jugo de naranja con granizado de naranja y champañino.

Al final de Avenida San Martino está el lugar donde el director Michelangelo Antonioni dirigió la famosa escena de la obra maestra «La Aventura» en diciembre del 1959. Para los cinéfilos podría ser el punto de inicio del itinerario dedicado al gran artista.

Después de ir de compras, necesitas energía. Paramos en uno de los asadores del centro para un típico arancino (¡Podemos pronunciarlo sin miedo!). Con ragú o una tradicional focaccia de Messina, con escarola rizada, anchoas en salazón, queso tuma y tomates cherry; o el pitón, una especie de empanada rellena de escarola,  de verduras, tomate, queso primo sale y anchoas. ¡Todas son comidas callejeras sicilianas que definitivamente debes saborear!

Condividi questo contenuto!