Pequeña isla, hermosa, única, bastante salvaje, habitada por gente hospitalaria. Paraíso para buceadores y peces. Fondos marinos extraordinarios, una reserva marina como pocas en el Mediterráneo y centros de excelentemente equipados. Una historia fascinante.

Esta es Ustica. Una joya que se eleva sobre la espuma del mar.

La mágica isla de Circe está inmersa en el azul del mar Tirreno a solo 67 km de Palermo. En menos de 9 kilómetros cuadrados encierra historia, arte, naturaleza, aventura y cultura. Un clima magníficamente templado y una vegetación escasa, rica en olivos, almendros, vides, retamas y la característica estepa mediterránea. ¡

Descubrámosla en 10 pasos!

1 – El mar

Calas con arena de guijarros, bellísimas cuevas, clores increíbles y agua cristalina.

Cala Sidoti se encuentra en la ladera occidental de la isla y es muy recomendable para los niños al tener aguas poco profundas cerca de la orilla del río.

Justo después, encontramos Scogli Piatti (Rocas planas) ideales para tumbarse al sol en un paisaje de ensueño.

Piscina Naturale es un espejo de agua transparente encerrada por un acantilado comunicado con el mar bajo el faro de Punta Cavazzi.

Playa de guijarros poco frecuentada es Punticedda.

En la parte norte de la isla, cerca del pueblo prehistórico de los Farallones, las pequeñas calas de la playa de Curruggio.

2 – Un viaje en barca

Regalémonos un paseo en barca por las grutas para vivir la emocionante experiencia de admirar el mar de Ustica en todos sus matices de luz y color.

Dejémonos envolver por la magia de los minerales, escuchemos el silencio que solo las grutas saben brindarnos: la grotta Azurra (gruta Azul) en la gruta Verde con sus reflejos color esmeralda, la grotta Pastizza, con sus antiguas estalactitas o la grotta delle Barche (gruta de las Barcas) donde antaño los pescadores se refugiaban en los momentos de borrasca, la grotta dell’oro (gruta del Oro) con sus paredes coloridas y centelleantes.

3 – Las inmersiones

En Ustica se encuentra la primera Área Marina Protegida establecida en Italia, con maravillas de la flora y fauna marina del Mediterráneo verdaderamente únicas. Por este motivo, Ustica es un paraíso marino y arqueológico aún por descubrir, ¡sobre todo para los buceadores y apasionados del mar! Podemos elegir entre varios fondos marinos de gran belleza.

Cerca del Scoglio del Medico (Roca del Médico) se encuentra una fauna marina ahora rara en el Mediterráneo, constituida principalmente por barracudas, meros, sargos y erizos.

Punta Galera, junto con la Roca del Médico, es uno de los puntos de buceo más fascinantes por la presencia de la Grotta dei Gamberi (gruta de los Camarones) donde a unos 37 metros de profundidad nos encontramos una colonia de un pequeño crustáceo con antenas.

Secca della Colombara parte de una profundidad de solo 3 metros y al poco tiempo nos quedamos sin aliento frente a una pared vertical de basalto columnar que se precipita hasta 30 metros.

El Secchitello se caracteriza por grandes rocas que descansan sobre en el fondo arenoso completamente colonizado por organismos bentónicos con arena blanca, que refleja la luz del sol de la atmósfera surrealista.

En la Grotta delle Cipree (gruta de los cipreses) podremos contemplar un espectáculo único: estalactitas y raíces de árboles que se inclinan hacia el agua.

Punta dell ‘Arpa a unos 35 metros, es una inmersión recomendaba para buceadores experimentados. Siguiendo por un deslizamiento de masa rocosa se llega a unas rocas literalmente recubiertas por gorgonias rojas.

4 – Los paseos y los senderos

La morfología del territorio nos invita a pasear para descubrir las especies autóctonas de la Reserva Orientada Isla de Ustica. Desde los senderos que continúan por las suaves laderas, recuerdo de su origen volcánico, nos permiten disfrutar de paisajes rodeados tanto del azul del mar y del cielo como de magníficas puestas de sol. La variada y única vegetación mediterránea varía con el cambio de estación entre una mezcla de colores y contrastes.

El Sentiero di Mezzogiorno (sendero de Mediodía) es un itinerario que parte de la Torre de Santa María construida por los Borbones. Descubriremos una vista de extraordinaria belleza en la Cala San Paolo donde si miramos con atención, podremos apreciar las marcas superficiales de una fisura profunda (Spacazza di San Paolo) que desciende a pico en el fondo marino. El sendero continúa con Punta Galera hasta llegar a Punta Cavazzi.

Rocca della Falconiera es un antiguo sitio arqueológico de la época paleocristiana y punto panorámico que nos brinda unas vistas verdaderamente únicas: se pueden admirar diversas tumbas hipogeas (siglo III a. C.) y una necrópolis tardoromana con tumbas de fosa excavadas en la piedra

Un paseo evocador por la isla en medio de grandes matorrales de esencia mediterránea nos lo ofrece elSentiero del Bosco (sendero del Bosque) que parte desde el norte de la isla y recorre la carretera que utilizaban los carboneros que explotaban los recursos naturales de la isla.

5 – Sendero de la costa norte

El itinerario parte de piazza del Municipio, continúa por via Petreria en dirección Tramontana y después de unos treinta metros la calle se bifurca a la altura de un pequeño edificio que señalaba uno de los límites que los vecinos no podían superar. En la pared derecha vemos una placa de mármol colocada el 13 de mayo de 1906 en recuerdo de la visita de los soberanos Víctor Manuel III y la reina Elena tras un fortísimo terremoto en la isla. Al tomar la carretera empedrada, cruzamos a la derecha una carretera que conduce a la Falconiera y continuamos para llegar a la espléndida vista de Cala Giaconi y el acantilado que la domina.

Al pasar la curva, una ermita dedicada a la virgen y edificada en el siglo XIX por un isleño en el lugar donde antaño existió una garita de vigilancia. Este punto también nos ofrece una hermosa panorámica de la costa septentrional de la isla. Si continuamos nuestro recorrido, nos encontramos la Roca del Sacramento famosa por su forma.

Un poco más adelante el Gorgo Maltés, que antaño los romanos también utilizaban para recoger el agua de la lluvia. En la punta más al norte de la isla, nos encontramos con el Pueblo Prehistórico de los Farallones.

6 – Paseo en burro

La emocionante idea de pasear por las calles del antiguo pueblo y por sus fabulosos senderos naturales a lomos de un simpático burro se hace realidad en Ustica.

Una ruta de lo más divertida incluso para los más pequeños que nos hará regresar al pasado y recordar para siempre nuestras vacaciones.

7 – A pie y en bicicleta

El sendero para realizar el periplo de la isla es de 5-6 horas. Mucho más corta es la subida a la colina del bosque (Monte Guardia dei Turchi, 244 m de altura). Por el camino podemos toparnos con conejos salvajes o halcones sobrevolando el cielo. Podemos alquilar una bicicleta en el puerto: subidas y bajadas exigentes con pendientes superiores al 20 % y tramos llanos. Una recomendación: no distraerse para contemplar el panorama

8 – La guarnición «slow food» y la pizza de Ustica

Las Lentejas de Ustica, baluarte de la «Slow Food», o comida lenta, dentro del grupo de las Islas de Sicilia, son únicas y deliciosas. La pizza de Ustica es una exquisitez local, sencilla y sabrosa elaborada con salsa de tomate, anchoas, ajo y un poco de pan rallado.

La producción enológica de la isla es excelente. Cabe destacar la variedad zibibbo de la que se obtiene un exquisito vino dulce y aromático llamado passito. No podemos olvidarnos de probar las conservas que se producen directamente en la isla con materias primas locales

9– Los sitios arqueológicos y museos

Un libro de historia al aire libre en tierra firme y en el mar. Enterramientos, túneles y una gran cantidad de hallazgos arqueológicos encontrados también bajo el agua debido a los numerosos naufragios ocurridos a lo largo del tiempo dan testimonio de la presencia constante del hombre desde el Paleolítico. Ustica, a la que los fenicios y griegos llamaban Osteodes y los cartagineses y romanos dieron su nombre actual de «ustum» (quemado), fue durante mucho tiempo base y refugio de los piratas sarracenos y barberiscos.

Comenzamos con el Pueblo Prehistórico de los Farallones, un asentamiento que se remonta a la época del bronce con cabañas circulares defendidas por una poderosa muralla.

No hay que perderse el Museo Arqueológico Municipal Padre Carmelo Seminara, donde podremos admirar piezas de la Edad Media del Bronce, objetos domésticos, utensilios de obsidiana y joyas de diversos materiales procedentes del antiguo asentamiento prehistórico del Pueblo de Los Farallones, también conservados en parte en el Museo Arqueológico de Torre Santa María.

Momentos de estudio en el Laboratorio-Museo de Ciencia de la Tierra Isla de Ustica que hace un recorrido por la historia geovolcánica de la formación de la isla. Por último, nos preparamos para descubrir el pasado en el Museo della Civiltà Contadina e Marinara L.S. D’Asburgo a través de aperos y herramientas agrícolas y marineras de Ustica y objetos domésticos.

10 – La fiestas

Para profundizar en la vida isleña y participar en las tradiciones locales, podríamos planificar nuestro viaje a Ustica teniendo en cuenta las siguientes fechas: el último domingo de mayo se celebra la Fiesta de la Virgen de los Pescadores; el 24 de agosto es la Fiesta del Santo Patrón San Bartolomé; el primer domingo de septiembre se festeja la Virgen de la Cruz; el segundo domingo de septiembre es la Fiesta de San Bartolicchio; y por último, en el mes de julio no hay que perderse la Fiesta del Mar y del Área Marina Protegida!

 

Condividi questo contenuto!