Avola

Dettaglio

Antes de sumergirnos en la belleza renacentista de Avola, escribamos estas cinco letras en Google Maps. Increíble, ¿verdad? Ahora estamos listos para visitar la ciudad hexagonal.

Su posición es particularmente afortunada. Domina la costa jónica, a medio camino entre Siracusa y Portopalo di Capo Passero, con la sugestiva Isola delle Correnti. Simplemente la base perfecta, si no queremos renunciar a unas vacaciones de sol y mar ni a un baño de arte, sumergiéndonos totalmente en las ciudades del barroco tardío del Val de Noto.

Decíamos ciudad hexagonal, y de hecho el plano de la nueva Avola, reconstruida tras el famoso terremoto, tiene una forma geométrica perfecta con un entramado de calles ortogonales en su interior. Las dos calles principales son Corso Vittorio Emanuele y Corso Garibaldi.

De su encuentro nace «a ciazza«, la bella y diáfana Plaza Umberto I, caracterizada por la cruz que divide en barrios el corazón de la ciudad. Disfrutemos del ambiente, tal vez sentados en una mesa de bar, tomando un excelente granizado.

La Iglesia Madre de S. Sebastiano domina la plaza. Admirar la llamada fachada de la torre es un poco como un anticipo de todos los edificios sagrados de Val de Noto erigidos en estilo barroco tardío después del 1693.

En los extremos de la cruz que forman las dos calles principales, hay otras cuatro plazas. En cada una de ellas no perdamos la oportunidad de visitar las iglesias y los principales edificios históricos de la ciudad.

Apuntando la «cabeza» de la cruz, en dirección opuesta al mar, nos encontramos en Plaza Vittorio Veneto. Recibe el sobrenombre de «Plaza Tres Leones» por la espléndida fuente en la que se reflejan tres majestuosos leones, justo al frente del obelisco erigido para conmemorar a los caídos en la Primera Guerra Mundial. La Iglesia de S. Antonio de Padova domina la plaza en su austera sencillez.

Continuando en  sentido horario llegamos a Plaza Regina Elena, donde visitamos la Iglesia de Sant’Antonio Abate. Muy cerca se encuentra otra joya del arte barroco siciliano: la Iglesia de la Santissima Annunziata o Badia. Antes de continuar el recorrido por las plazas, pero visitemos el Mercado antiguo.

El edificio neoclásico es rico en arcos, con el escudo de la ciudad representado en el entablamento y doce medallones en altorrelieve en los muros exteriores, que representan productos a la venta en las tiendas. Antiguamente construido en el jardín del Monasterio Benedictino, hoy alberga la Biblioteca Municipal.

La Iglesia de San Giovanni Battista nos espera en Plaza Trieste. Cruzamos el umbral y el asombro nos deja sin palabras. El interior está finamente decorado con motivos neoclásicos azul y blanco, mientras que sobre la puerta central encontramos un magnífico órgano construido en el 1866 en estilo neogótico y magníficamente conservado.

Completemos nuestro recorrido con la Plaza Teatro, dominada por el magnífico Teatro Garibaldi. Su elegancia viene dada por la inconfundible blancura melosa de la piedra Iblea. Visitamos el interior y admiramos la bóveda que remata la platea en forma de herradura: la representación de las Musas Danzantes del pintor Gregorio Scalia, es un regalo para la vista. En la plaza, justo al lado del Teatro, se levanta la Iglesia de Santa Venera, dedicada a la patrona de la ciudad.

El recorrido por el centro histórico ha terminado. Es hora de dirigirse a la costa. Antes de llegar a la costa, nos detenemos en el Museo de la Almendra: rodeado de limoneros y viñedos del Nero de Avola, caña de azúcar y almendros, nos cuenta la historia de las tradiciones que han hecho de Avola un orgullo siciliano, reconocido en todo el mundo. Desde la apreciada almendra pizzuta hasta el Nero de Avola, la historia de esta ciudad pasa también y sobre todo por los sabores imperdibles de la Sicilia.

Aguas color esmeralda, aguas poco profundas y doradas. Avola ofrece algunas de las mejores playas para niños en Sicilia. En el  Lido de Avola, se alternan tramos de playa equipada con tramos de playa libre, accesibles a todos. Aquí encontramos una multitud de restaurantes donde podremos disfrutar de comidas y cenas a base de pescado fresco.

En el antiguo pueblito de pescadores de Marina de Avola podemos admirar la atunera, una de las muchas trampas de retorno, ahora en desuso en la zona. Muy cerca se puede visitar la atunera de Vendicari, Marzamemi, Capo Passero. Son lugares sumamente sugestivos, llenos de encanto: ¡no dudemos en hacerles muchas fotografías!

A pocos minutos en auto del pueblito encontramos la playa Oasi del Gelsomineto. Paz y relajación están garantizadas. Se encuentra dentro de la Reserva Natural de Cavagrande del Cassibile, una de las maravillas de la Sicilia, tanto desde el punto de vista histórico como desde el punto de vista naturalista.

Solo tenemos que descubrirlo juntos siguiendo nuestro itinerario.

¡Comparte este contenido!

LOCALIZACIÓN

LUGARES

ESTACIONES