Si buscas una Sicilia sin precedentes que sepa hechizarte con su exótico encanto, entonces las remotas Islas Pelagias son el destino de tu próximo viaje.

Representan el punto más al sur de la bota. Lampedusa, la isla más al sur  con su mar entre los más claros del mundo. Linosa, a medio camino entre las costas siciliana y africana. Bahías secretas y un entrotierra exuberante. Simplemente hermoso.

¡Aquí tienes 10 consejos para disfrutar plenamente de su belleza indomable!

 

  1. A la conquista de las islas… ¡por mar!

El archipiélago de las Pelagias incluye 5 islas e islotes. Lampedusa y Linosa son las islas habitadas, mientras que Isla de los Conejos, Lampione y Escollo de Sacramento son destinos populares para emocionantes excursiones.

Si bien a muchas de las playas de Lampedusa se puede llegar por tierra, lo cierto es que a las calas más exclusivas solo se puede llegar por mar. Especialmente en Linosa será mejor hacer excursiones en barco para disfrutar de su mar claro y cristalino.

 

  1. Buceo y snorkel

Estamos en el Caribe de Europa: las inaccesibles y negras playas de Lampedusa y Linosa ofrecen un mar muy verde en el cual sumergirse y descubrir el fondal marino. ¡Los fanáticos del buceo y el esnórquel estarán encantados!

Piscina Naturale, Linosa - Ph Mannarano

Piscina Naturale, Linosa – Ph Mannarano

 

  1. Lampione, la piedra lanzada por el Cíclope

El islote de Lampione no está habitado: un faro automático es el único rastro del hombre. Podemos llegar a él a través de un camino solitario que parte del pequeño muelle apto sólo para pequeñas embarcaciones. Una tierra aparentemente sin historia pero legendaria: se dice que es un peñasco arrojado por las manos de un cíclope.

 

  1. Porto Viejo en Lampedusa

Una vez que hemos desembarcado en la isla de Lampedusa, llegamos al Puerto antiguo y a la exótica playa de Cala Palme, rodeada de casas típicas isleñas que ofrecen marcos de la vida cotidiana. La costanera Luigi Rizzo es el mejor lugar para admirar a los pescadores en el trabajo y disfrutar de una buena comida a base de pescado en una de las deliciosas tabernas. Aquí encontramos todo lo que necesitamos: alojamiento turístico, alquiler de medios de transporte, coches, bicicletas, patinetes eléctricos o a gasolina.

Linosa - Pelagie - ph. Massimo Calcagno

Street Art a Linosa – Pelagie – ph. Massimo Calcagno

 

  1. Un recorrido por Lampedusa en la «playa»

Alquilar un vehículo será fundamental para recorrer Lampedusa. A primera vista esta isla resulta dura y maravillosa. Si buscamos tranquilidad, aquí encontraremos lugares con una quietud y un silencio surreal. ¡Unámonos a ellos a bordo de una «playa«! El Mehari es el coche icónico de la isla. Alternativamente, podemos alquilar un scooter eléctrico o un quad.

Aprovechemos para hacer un recorrido por el pueblo y observar los diferentes estilos que se mezclan, respetando al máximo el espíritu de la isla, sumamente refinado en el uso de luces y colores.

 

  1. Calas en Lampedusa

Si buscamos una playa equipada apta para familias con niños, nos vamos a Cala Croce. Cala Guitgia, Cala Pulcino, Cala Pisana, son todas playas a las que podemos llegar fácilmente a pie. No nos perdamos Cala Creta: quienes ya han estado allí aseguran que su panorama quita el aliento. Y también visitamos Cala Pozzolana, la playa Conte y la playa Piscine, donde podemos sumergirnos en las piscinas naturales excavadas en la roca de lava.

Cala Pulcino, Lampedusa - Ph Mannarano

Cala Pulcino, Lampedusa – Ph Mannarano

Por último, pero no menos importante, en la Bahía de los Conejos no encontraremos conejos sino simplemente la playa más bonita del mundo.

 

  1. Linosa, una isla atemporal

A diferencia de Lampedusa, exuberante y vivaz, Linosa definitivamente mantiene un perfil bajo que la convierte en la isla perfecta para aquellos que huyen de la multitud y pretenden perder el contacto con la realidad. Las actividades para hacer en la isla se agotan en dos días. Pero dejarse mimar por el sol, bañarse en sus pozas de lava color esmeralda y comer una excelente comida en los principales restaurantes de la isla, son actividades para hacer todo el tiempo que queramos: también porque aquí el tiempo parece no existir.

 

  1. Linosa en bicicleta

Una ligera brisa sopla todo el año en sus orillas. Linosa la ventosa es una isla volcánica de tan solo 5 km de extensión, a medio camino entre Sicilia y Túnez.

Por su tamaño, lo ideal es visitar toda la isla en bicicleta. Podemos alquilarlo en el puerto o en línea. Desde el pueblo (único) nos desplazaremos por las carreteras hasta llegar a las distintas calas y puntos de interés más importantes de la isla.

 

  1. Calas en Linosa

En Linosa, la única lengua de arena de toda la isla es Cala Pozzalana de Poniente: enclavada entre altas paredes de roca lisa, nos ofrece un paisaje impresionante. ¡Pero incluso Cala Pozzalana de Levante no es broma! En cambio, la laguna con los islotes que se abre frente al promontorio de Punta Beppe Tuccio es una verdadera fiesta para los ojos. Sicchitella, en Punta Calcarella, es un paraíso para los buceadores, tres de los destinos más populares del Mediterráneo.

 

  1. Pelagia toda de gustar

¡Estas islas no solo son hermosas, sino sobre todo buenas! Un universo paralelo que gracias a su particular conformación geológica nos regala una biodiversidad única en el mundo.

En Lampedusa y Linosa nos esperan deliciosos vinos para acompañar la típica cocina marinera. ¡Especialmente en Lampedusa, siempre pedimos la pesca del día!

Son famosos los cultivos de alcaparras y lentejas.

La tierra lávica de Linosa está amenizada por palas de tuna, con las que los lugareños elaboran licores y obviamente granizados.

Condividi questo contenuto!